Rebelión en la Plantación en una Orgia Negra

“Inclínate hacia delante, negra,” El amo exigió, cuando se disponía a violar mi culo de nuevo, impidiéndome a preparar la mesa para la cena. Soy Sally una esclava al servicio completo, de mala gana obedecí, después de haber aprendido las consecuencias de la desobediencia con las cicatrices en mi espalda por los latigazos que muestro amo nos daba.

El amo, un hombre repugnante de unos sesenta años, su esposa hace mucho tiempo murió, él me usa para su satisfacción sexual, usa mi boca y mi culo para su placer diario. No follaba mi coño, porque no quería que ningún bebé de raza mixta manchara su América blanca.

Cuando él sin contemplaciones deslizó su pene en mí culo, por suerte es una pequeña polla, fingí disfrutar de ella para evitar más latigazos. “Oh amo, me encanta tu polla en mi culo.”

Él gruñó, “A todo las negras les gusta en su culo la polla de su amo”

Con mis falsos gemidos, su pene ni remotamente me daba placer, “Oh, sí, Amo, la polla blanca se siente tan bien en mi culo.”

Como de costumbre, un minuto más tarde rodó su semen en mi culo y luego me dejó sola.

Un par de minutos más tarde, su hija, Annabelle, entró y preguntó: “¿Por qué estás parada sin hacer nada?… La cena debe estar lista para ser servida en quince minutos.”

“Lo siento, señora,” me disculpé. “Acabo de terminar de servir a su padre.”

“¿Quizá papá jodío su culo negro de nuevo?” Ella preguntó, claramente rechazado lo que hizo su adre. “Por favor, dime que no estaban follando sobre la mesa de la cocina.”

“Señora lo siento, pero fue así”, admití.

“Por el amor de Dios”, suspiró. “Papá,” dijo en voz alta y me dejó sola.

Mientras preparaba la cena, yo no podía creer en lo que me había convertido en una parte de esta situación espantosa y humillante. Hace un año yo era una mujer negra y libre, nací libre después de que mis padres compraron su propia libertad hace muchos años de un amo dulce y muy suave. Pocas semanas después de llegar a mí edad adulta, un cazador de recompensas me capturó y me vendió a esta familia pretenciosa.

Él amo es un hombre gordo grotesco, calvo, que también tenía un desagradable cruel racha en su manera de ser y trata a todos sus esclavos como si fueran su propiedad desechable… cuando nos encontramos en los ojos de él.

Su hija no era mucho mejor. Ahora con 28 años, su padre en los últimos años habían rechazado a muchos de sus pretendientes ya que no quería estar desde que su esposa murió, al menos la esposa tuvo suerte de no tener que aguantar a este cruel hombre.

Annabelle era naturalmente hermosa: con pelo rubio, de ojos azules, una belleza sureña rubia estereotipada con un hermoso cuerpo. Ella es también heredera de una gran cantidad de dinero una vez que su padre muera y por lo tanto sólo estaba esperando el momento oportuno hasta que estire la pata y pueda casarse con quien quisiera.

En cuanto a mí, al haber sido violada y contaminada por el bastardo durante los momentos más humillantes de mi vida. Consideré cometer suicidio, pero no era cristiano y creía que todo esto era una prueba eventual de Dios en la tierra para poder llegar a la gloria del cielo.

Consideré huir, pero él estaba bien conectado y dejó en claro si dejaba la plantación obtendría a mis dos hermanas menores para reemplazarme. Por último, como una mujer de Dios, creía que el Señor me protegería al final… y entonces sucedió.

Unos días más tarde, el bastardo se cayó de su caballo y se jodió la médula espinal dejándolo completamente paralizado del cuello hacia abajo. Los médicos hicieron todo lo posible, pero la realidad era que estaba en su cama montado por vida. Durante un par de semanas tuvo una gran cantidad de visitantes y luego dejaron de venir. Fue entonces cuando me decidí de dar el paso que sería el escenario para las últimas dos semanas.

Annabelle dijo, “Sally, por favor, lava a papá.”

“Yo no creo que lo haga”, le contesté.

“¿Disculpe?” Se preguntó, sorprendida de que un sirviente se atrevería a hablar de nuevo con ese tono a la ama.

Me acerqué a la patrona y le dije: “A partir de ahora, yo estoy a cargo de esta plantación.”

“¡Ya tendrás tus látigos por tal falta de respeto!” Ella me dijo, tratando de ser firme como su padre.

Le di una cachetada con fuerza en la cara. “Mira puta, a partir de ahora tú eres la sirviente y ¿qué?,” Hice una pausa, chasqueando los dedos, “Ahora somos tus amos y amas.”

Sus ojos fueron tan grandes cuando tres esclavos negros entraron en la habitación. “¿Q-q- es lo que ustedes están h-h-haciendo a-aquí?”

“La obtención de algún coño blanco,” dijo Jamal, uno de los muchos esclavos.

“¡No te atrevas!” el ex-Amo ordenó, a pesar de que no podía ejecutar nada en su cama, paralizado del cuello hacia abajo, lo único que podía hacer eran amenazas verbales.

“¿Qué?” Ella jadeó.

Jamal llegó hasta ella y la empujó hincada sobre sus rodillas. “Agarra y chupa, perra. Si siento alguno de tus dientes en mi verga voy a tomar su culo y romperlo,” ordenó y amenazado.

El ex-Amo continuó con sus amenazas vacías, “Si la tocas, los tendré colgados a todos los negros.”

Ella me miró desconcertada e indefensa… en el momento me sentí como la primera vez cuando su padre me violo por mí culo.

Me burlaba de ella, haciendo caso omiso al bastardo de su padre que rabiaba, “¿Lo que Jamal quiere es tú culo de puta?” “Apuesto a que has fantaseado con una polla negra toda tú vida.”

“¿Qué? ¡No…nunca!,” dijo ella, mientras Jamal sacó su polla de once pulgadas.

“¡No!, ¿No es mentira?, solo se burlan un poco de ti, zorra,” dijo Jamal, empujando su pene en su boca.

Me acerqué al Amo inválido, cuyos ojos están grandes como platos y claramente llenos de furia y sin embargo, su cuerpo se entregó. Le aclare su culpabilidad, “La violación de tu hija es por tu culpa, maldito blanco.”

Se enfureció, “Perra negra, voy a joderte el culo…”

La negra le dio una palmada en la cara. “Eso antes ya lo has hecho. Aunque puedo decir que no sentí nada con tu patética polla. Jimbo, ven y mostrar nuestro Amo blanco, lo que es una verdadera polla negra.”

El gran hombre de negro se acercó para mostrarnos su polla su polla negra, la más grande que jamás había visto. Eran once pulgadas de largo y muy gruesa.

“Aparta lejos de mí, esa asquerosa polla negra”, le exigió.

Luego me fije en Jamal para verlo más o menos de cara a nuestra damisela blanca en apuros.

“Haber, ¿qué podemos hacer?,” Sonreí y hable “Jimbo, ve y muestra a su hija lo que se siente con una verdadera polla en ese coño blanco.”

“Sí, señora,” Jimbo asintió, moviéndose donde la jodida, juguete sexual e indefensa chica blanca. La levantó, le arrancó el vestido y tiró hacia abajo sus bragas, mientras se apoya en ella cuando ella patea y grita.

Luego Jimbo tiró las bragas hacia mí, cuando el amo indefenso continuó con sus amenazas en vano, “Voy a matar a todos estos putos negros…”

Le metí las bragas de su hija en su boca para amortiguar sus protestas.

Jamal le sugirió a Annabelle, “Va a ser mucho más fácil para ti, si no luchas esto que es inevitable.”

George el 2do negro empezó a hablar por primera vez, “Además tu padre ha eliminado a tantos pretendientes blancos para usted… él debe haber estado ahorrando tu culo para hombres negros de verdad.”

Annabelle protesto con llantos, cuando la arrojaron violentamente sobre la cama, con la boca abajo para que pudiera mirar a su padre mientras es violada, irónicamente, fue violada, a su edad era virgen “Por favor, haré lo que sea.”

“Sé que lo harás,” Jimbo estuvo de acuerdo, cuando él la sujetó y cerró su enorme polla en su apretado coño blanco, rompiéndole el himen.

“¡NOOOOOOOO!” ella gritó de dolor sangrante y de humillación.

Su padre veía impotente como a su bebé fue tomada y violada en frente de él.

Ella continuó suplicando, “¡Por favor, dejarme, es demasiado grandeeee… me duele mucho!”

“No te preocupes”, la consolé, “¡Usted se acostumbrará a ella y finalmente terminaras deseando y pidiendo pollas negras!”

“Nunca”, ella espetó hacia atrás, en el momento que todo su cuerpo rebotó en la cama cuando Jimbo aproximadamente golpeaba duro su coño.

El amo finalmente escupió las bragas de su boca y continuó con sus demandas, “¡Sal de mi hija!”

“Cállate viejo de mierda, o vamos a coger la grasa de tú culo blanco,” George le disparó de nuevo, fue una idea que me gusto si no estuviera paralizó en la parte inferior de su cuerpo y por lo tanto incapaz de sentir el dolor. En lugar su hija estaba siendo follada por una gran polla negra como mí máxima venganza delante de su impotente padre.

Metí las bragas de nuevo en la boca y le di un puñetazo en las pelotas sólo porque quise hacerlo.

“¡Así, es grandeeee!,” Annabelle se quejó un par de minutos después, cuando se acostumbró a la enorme polla dentro de ella … obviamente el placer ahora estaba anulando el dolor inicial.

“¿Usted ahora ama la polla negra, no zorra?” Yo le pregunté.

“NOOOO”, protestó la hija del amo, pero el fuerte gemido que la acompañaba traicionó a su negación.

“Envuelve la polla y amala”, le dije en broma. Miré a su padre, que estaba observando las expresiones faciales de su hija que pasan del dolor al placer, “Estamos esperando para hacerte abuelo, estarás en el momento preciso como lo estamos haciendo hoy día.”

Sus ojos se abrieron más con nuestra intención, trató de escupir las bragas. Le puse la mano sobre su boca y le susurre: “Estos son sólo los tres primeros negros, ¿Afuera tenemos otros cuatro jóvenes, construidos y bien equipados para trabajar?”

En Annabelle, su respiración comenzaba a aumentar, agitarse y a gemir luego cerró los ojos.

Sonreí, “Parece que tu hija ya esta cariñosa con lo negro, finalmente está recibiéndolo con placer.”

Annabelle abrió los ojos y dijo: “¡No papá!… ¡NO, OOOOOOOOOHHHH, joder, Dios no te detengas!”

“¿Qué me pides, que…? perra,” Jimbo ordenó, después de haber parado, y de haber enterrado su polla profundamente dentro de ella pero sin moverse.

Miró a su padre con la vergüenza y se disculpó: “Lo siento, papá.” Ella se volvió a Jimbo y le pidió: “¡Por favor, cógeme!”.

“¿Quieres a un esclavo con su polla en tu blanco y privilegiado coño?” Jimbo la cuestionó, su amante negro cambio de poder… él había soñado durante años ser el amo de una blanca.

“¡SÍ!”, admitió ella, frustrada claramente cuando ella movió su culo para desear y recibir el gran palo negro para que la folle de nuevo en su coño ajustado.

“¿Pero pensé que somos negros sucios?” Continuó, con ganas de romper mentalmente a esta perra blanca.

La cabeza del Amo estaba temblando como si estuviera teniendo un ataque epiléptico, cuando respondió: “Lo siento papá.”

“Así que di a tú papá lo que quieres, zorra,” exigió Jimbo.

“Tu gran polla negra”, dijo, mirando a Jimbo.

“No, mira a tu papá y dile con gran detalle lo que deseas en este momento,” Jimbo ordenó, dando tres bombeadas rápidas con su pene antes de volver a detenerse.

“¡OH, OH, SÍ!” gimió ella, antes de mirar a su padre y le dijo: “¡Papá, quiero la grande y negra polla de nuestro esclavo dentro de mí!”

Le dije en broma: “Se puede hacer mejor que eso, las putas blancas cuando ofrecen sus coños”.

Ella me miró, tratando de mantener de alguna manera un poder sobre mí todavía.

Le advertí, “¿Si alguna vez me miraras así de nuevo?, perra, yo te daré un puño y cogeré con mi coño a tú coño blanco.”

Sus ojos estaban grandes como lunas, pero ella no dijo nada, probablemente sorprendida al oírme tan poderosa y escuchar una frase que probablemente nunca había oído antes.

“Perra, suplica,” Jimbo le exigió golpeando fuerte con su mano su redondo culo blanco.

“¡AAAAH!” ella gritó de dolor. Sin dejar de mirar a su papá, ella rogó, con vergüenza en los ojos: “¡Por favor, mi negro esclavo, folla el coño mojado de tú puta blanca!”

“¿Cuánto amas la polla negra?” preguntó Jimbo, comenzando a follarla otra vez.

“! Soy una puta de polla negra y la amooooooo muchooooo!” ella chilló.

Jamal, aun con su polla dura, se trasladó a la cama del amo y se sienta en el estómago del anciano y le ordenó a ella, “¡Agarra y chúpala, perra!”

Con hambre insaciable para hacerse cargo, se inclinó hacia adelante a pulgadas de distancia de la cara de su papá, ella empezó a chupar la polla negra.

Annabelle estaba luchando para chupar la polla grande de Jamal, mientras que también consigue tomarla por el culo. Su respiración irregular, por fin gritó, un par de minutos más tarde, “JODEEERRR….OOHHHHHHRAGGGG!”, cuando ella tuvo su primer orgasmo.

Me incliné y le susurré al oído del bastardo, “Jimbo está a punto de darle un bebé negro con una gran dosis de leche negra….serás un buen abuelo”

Él amo sacudió la cabeza violentamente de nuevo, pero sus protestas indefensas solo se añadieron a mi diversión. Le pregunté: “¿No quieres un nieto negro?”

Finalmente escupió de su boca las bragas de su hija de nuevo y ordeno a Jimbo: “¡Negro de mierda, saca fuera de mi hija tu asquerosa polla negra de mierda!”

Jimbo le guiño un ojo y unos segundos más tarde gruñó desagradable cuando él lanzó una carga de esperma profundamente en la vagina de Annabelle.

Annabelle protestó débilmente, “¡Noooo!”, pero se cerró su boca rápidamente con la grande polla de Jamal que estaba parado a su lado.

Jimbo se retiró cuando el amo despotricó a estragos. “Voy a matar a todos, ustedes negros esclavos de mierda inútiles.”

“Creo que es el momento de enseñar el anciano que tales diatribas despectivas tienen consecuencias”, George declaró, un hombre de pocas palabras. Se movió detrás de la zorra blanca que sigue retorciéndose y sin previo aviso empujó su polla en su culo.

“¡NOOOOOOOOOOO!” Annabelle grito cuando George arrancó el culo blanco de la perra blanca.

“La culpa es de tú padre racista”, dijo George, mientras continuaba su lento empuje hacia adelante, hasta el fondo, nunca más virgen el culo de Annabelle.

“¡Usted es un hijo de puta!” El amo enfermo se lo dijo, todavía no se enganchaba en su hablar.

“Joder, eres un mudo hombre blanco” le dije, dándole una palmada en la cara mientras me desnudó.

“Oh mierda, por favor, sácala hacia fuera,” rogó Annabelle, las lágrimas le corrían por su rostro, claramente con el dolor intenso.

Me miró el Amo y dijo: “Después de todo lo que he hecho por ti.”

Rugí, “¿Violarme? ¿Sodomizarme?… La orgía negra con tu hija es estrictamente venganza sobre usted, viejo bastardo.” Me senté a horcajadas sobre su rostro y lo amenace, “Chupa mi coño negro, o tu hija será utilizada por todos los esclavos de la comunidad.”

Antes de que pudiera responder, se cayó mi coño en su cara y comenzó a molerlo.

Mientras tanto, vi a mi costado como Jamal seguía empujando su verga en la boca de la perra, mientras que George declaró: “¿En dónde se la meto?”.

“Bueno, cómele el culo”, le dije, al igual que su padre me había hecho… aunque con un pene mucho más pequeño.

“No, por favor”, rogó, con las lágrimas que corrían por su cara, “Me duele mucho.”

“No es nada diferente cuando tu padre me cogió,” Le señale, antes de mis sarcasmos, “A pesar que su pene es del tamaño de un niño de siete años.”

“¡Oh puta, actualmente se te considera como un cubo para semen!… Tenemos la intención de que te llenemos de tanto esperma negro que vas a tener trillizos”, declaró Jamal, empujando su polla de nuevo en su boca.

“No estoy seguro de que así es como funciona,” Me reí, a medida que continuaba moliendo mi coño en la cara del anciano. Sorprendentemente, él me estaba lamiendo, más bien al azar, pero aun así, el Amo blanco estaba lamiendo la concha de una esclava negra.

“¡Oh, mierda, mierda, duele, las quemaduras, joder!”, exclamó la chica, empalada en sus tres huecos.

“No se preocupe después de la quinta o sexta vez su culo se utilizará para ello” bromeó Jamal, antes de añadir, “O al menos hasta que Jimbo trate de encajar su serpiente y volver allí de nuevo.

Después de un par de minutos de joder el culo blanco, George estaba tirando con tanta fuerza que la cama se movía, y advirtió, “La perra es tan caliente que no voy a durar mucho tiempo.”

“Sácala de su culo y deposita tu bebé con la semilla negra en su concha,” le exigí.

“Con mucho gusto”, asintió, tirando hacia fuera y cerrando de golpe en su coño.

Mirando a la perra que la follan desde ambos extremos, mi propio orgasmo se fue construyendo, pero quería humillar de nuevo tanto al padre como a la hija, me bajé del rostro del anciano y le dije: “Al parecer usted no está completamente inútil.”

Él espetó: “Usted es una puta perra negra.”

Metí las bragas de nuevo en la boca y le ordene, “Otra palabra más y se convierte en un hijo de puta.”

“Aquí se trata de volar,” George gruñó, y una segunda carga fue depositada en el fértil útero de la perra blanca.

“Jamal ve y llena un hueco blanco, es el momento de ver si esta perra puede comer mí coño negro,” declaré rotundamente.

Al parecer totalmente derrotada, se quedó mirándome, cuando Jamal, se sentó sobre su padre inútil. Esta vez, a pesar de que era mi coño, en lugar de una polla, para que ella se sirva y coma mí coño.

Le agarre la cabeza y le dije: “Vamos perra, es tiempo para que me sirvas de una vez.”

Jamal se estrelló contra ella, forzando su cara en mi coño. Sostuve su cabeza y le ordeno: “Ahora lame el coño negro o te llevo al resto de las mujeres.”

Su cara rebotó en mi vagina, cuando Jamal más o menos la follaba.

Ella lamió torpemente, mientras que gemía en voz alta con el placer de la polla de Jamal que le estaba dando duro y rapido.

Le pregunte: “¿Quieres ser una zorra de los negros a partir de ahora?”

“¡SIIIIIIIII!,” ella gimió.

“Ahora eres nuestra esclava sexual”, continué y le acaricie su cara y la bese en su boca con mi lengua.

“¡CLARO QUE SIIIIIIIII!,” ella estuvo de acuerdo, así que abrumada con el placer ella estaría de acuerdo con todo es así que devolvió mi beso con mucho erotismo, luego me senté de nuevo en su cara justo mi coño en su boca.

“Mi putita blanca sigue lamiendo mí coño negro,” le ordene, mi cabeza ya había planificado de cómo nos íbamos a hacer a cargo de la plantación.

La sumisa mujer blanca me obedeció, su padre y yo la mirábamos cuando ella también disfrutaba comiendo mi coño negro.

Jamal se corrió con mucha energía, “Toma mi carga negra, perra”, pero después le llego una segunda y tercera carga de semen que llenó por completo su coño.

“AAAAAAAAAAGRRRRH,” ella gimió en mi coño cuando ella misma cuando le llegó a otro orgasmo interminable.

Una vez que Jamal se retiró, ella se concentró en mi coño y finalmente me sacó un orgasmo cuando le inunde su cara con mis propios jugos vaginales.

Le ordene, “Ahora súbete encima de tú padre y pon tú coño en su cara.”

“Por favor, no”, declaró ella, probablemente preocupada que estaba a punto de hacer con ella y se cometa un incesto.

“Solo hazlo.” Le pedí condescendiente y con cariño.

Ella obedeció, y de nuevo se disculpa con su padre, “Lo siento mucho, papá, no puedo dejar de hacerlo por mí mismo.”

Al amo le saque las bragas de su boca y vio cómo su corrida goteaba fuera de su coño bien caliente en la cara de su padre.

Intentó mover su cara fuera del camino, pero fue inútil con las tres tremendas cargas goteaban fuera de ella sobre la cara de su progenitor.

“¿Quieres más polla negra, mi putita blanca?” Le pregunté.

“Sí”, susurró y me beso en la boca, ella ya más sumisa y cariñosa conmigo.

“¿Si qué?” Interrogué.

“Sí, quiero más polla negra, cariño…amo las pollas negras y adoro tú coño negro eres mi amor y mi ama…ahora soy tu putita blanca y también tu esclava de sexo”, admitió sus nuevos sentimientos y a la vez me besaba, me acariciaba mis senos y mi coño.

“Jimbo, ve a buscar al resto de los chicos, para contentar a nuestra putita que ya está caliente”, le dije.

Durante las dos siguientes horas, Annabelle consiguió dobles y triples penetraciones en una orgia interminable, insaciable e incansable. Teniendo multiples cargas más en sus abarrotados huecos, en especial en su maltratado coño.

Ella se sometió sin remordimientos y miramientos a mi poder, de su arrogancia no quedo nada al contrario era sumisa y dadora a lo que se le pedía, pero sentía que yo era su nueva ama y me rendía pleitesía y obediencia.

En plena fiesta sexual sin el conocimiento de todos nosotros, su padre tuvo un segundo accidente cerebrovascular durante la orgia y terminó también con la pérdida de su capacidad de hablar… lo cual resultaría muy bien para el resto de mi plan y el futuro de la plantación.

EPÍLOGO:

Nos hicimos a cargo de la plantación, la compra de muchos esclavos y la expansión del negocio para todos. Para la mayor parte de los vecinos blancos, parecía que para todas las demás plantaciones: los esclavos negros seguían trabajaban para sus dueños blancos, pero eso fue un espejismo.

En realidad, nos hizo trabajar más efectivo en la plantación, pero también éramos propietarios de la misma. Annabelle era nuestra portavoz y aparentaba como si fuera el ama blanca, pero por lo demás era nuestro juguete sexual…en especial y en forma particular mi chica blanca, pero también era el juguete sexual de todos los negros de la plantación que finalmente quedó embarazada sin saber que negro era él padre.

Irónicamente, mediante el uso de la gran polla negra liberamos a muchos esclavos y así lo hicimos durante muchos años hasta que llego la guerra civil, finalmente se liberó a todos los hombres de raza negra y una gran mayoría de negros se fueron de la plantación por temor a las represalias o querían otro mundo para vivir con sus familiares.

Annabelle siempre dormía conmigo en el dormitorio principal ahí hacíamos nuestras orgias bajo mi dirección y protección, llegue atenerle cariño por no decir amor, ella también retribuía mis sentimientos y creo que nos amábamos, así que yo la cuidaba de improperios y violencias de algunos negros incomprendidos

Por cierto, Annabelle terminó llevando seis bebés mulatos, que yo también los consideraba mis hijos, sin embargo yo también tuve cuatro hijos; hicimos una gran familia; para nuestras reuniones sexuales con hombres negros yo los seleccionaba al gusto mío y de mí amada mujer blanca. Su padre vivió durante otros diez años más en un estado comatoso, observando con impotencia cómo su hija se convirtió en una puta para el servicio completo para más de 12 pollas negras y u coño negro que era el mío… y amándolas cada minuto en cada noche de sexo desenfrenado en su interior de todos sus huecos. En el fondo fuimos muy felices con nuestro estilo de vida, pero yo siempre era la que gobernaba la plantación y a sus habitantes incluyendo a mi amada Annabelle

EL FIN

Leave a Reply

*