Rusa cachonda, polla Española

*Todas las conversaciones de la historia eran en Inglés,ya que sucede ahí.

Estudio fuera de España, porque la carrera que estoy haciendo, no es oficial aquí, y así de paso me saco el titulo con acreditación Inglesa, para no tener problemas de inglés cuando vaya a buscar trabajo en una empresa.

Vivo en una residencia de la universidad,donde compartimos cocina y pasillo nueve estudiantes,contando conmigo. Este año,terminaban mis compañeros de la residencia y entraban unos nuevos, por lo que estaba algo nervioso, por tener que conocer a gente nueva y de distintas nacionalidades.

Una mañana empecé a escuchar mucho ruido en el pasillo, acababan de llegar los nuevos alumnos y se estaban acomodando en sus nuevas habitaciones, por lo que poco tardarían en aparecer mis nuevos compañeros.

Para mi sorpresa,entre ellos había un español, pero lo más importante, nueve rusas.

Los primeros días el otro español y yo empezamos una amistad, y decidimos ir a conocer a las rusas,igual caía alguna.

Fuimos a la cocina donde estaban todas reunidas y les preguntamos si les gustaría esa noche salir todos a un pub de la zona, donde tomar algo y conocernos.

Ellas dijeron que sí que nos esperarían ya dentro tomando algo y que cuando llegásemos les buscásemos.

El resto del día fue normal,clase, cafetería un poco de biblioteca y ya había llegado la hora de prepararnos para salir.

Fuimos el otro español y yo al pub, fuimos a por una copas y vimos a la rusas tomando unos chupitos en la mesa,fuimos hacia ellas y empezamos a hablar.

-Hola, como va la fiesta?-les preguntamos

-Bien estamos tomando Tequila,España!!!-respondió una de ellas

Asociaban el Tequila a España, pero eso era bueno, cuanto más bebiesen más borrachas.

Después de un rato bebiendo con ellas decidimos elegir a nuestra presa. Julie, morena de pelo largo, baja(como me gustan a mi), ojos verdes enormes, con una cintura de avispa, y lo mejor de todo un culo y unas tetas enormes. Empecé a tomar chupitos de tequila con ella y a ponerle la sal en le cuello para ir poniéndola un poco cachonda durante la noche, mientras le lamia la sal.

Unos cuantos chupitos más tarde decidimos ponernos a bailar, y en Rusia tienen que ser muy parados, porque esa mujer no daba crédito de como nos rozábamos y nuestros cuerpos se sincronizaban en el baile. Las amigas de Julie estaban distraídas y el otro español con su rusa por lo que vi mi momento y le dije:

-Nos vamos a la residencia?Creo que ya vamos bastante borrachos.

-Vámonos!-respondió ella la instante, dejando notar que la lengua le arrastraba por la borrachera.

Una vez llegados a la residencia, la acompañé a su habitación, justo al lado de la mía, la ayudé a meterse en la cama y me iba a despedir,porque la verdad es que iba muy borracho y no creía que mi polla pudiese cumplir esa noche, pero cuando me iba escuché detrás de mi.

-No te vayas, no me gusta dormir sola, quédate, sácate los pantalones y métete aquí.

Sin pensarlo me saque los pantalones manchados de todo el alcohol de esa noche y me metí con ella en la cama. Me empezó a preguntar si tenía novia, a lo cual mentí y dije que no, continuó con preguntas del estilo hasta que me pregunto:

-Besas bien?

-Ninguna se a quejado hasta el momento, quieres probar?-respondí

Agarré su cabeza y la empecé a besar, mientras ella me intentaba sacar la camiseta.

Nos sacamos la ropa y en cuanto vi esas tetas enormes y jugosas no lo dudé, me ti la cabeza y la moví de lado a lado, ella sonrío y acto seguido me pilló del paquete y me lo sacó fuera.

Estaba duro como una piedra, y empezó a hacerme una paja con las tetas, mientras chupaba la punta de mi polla con la lengua haciendo círculos. Estaba cachondísimo y como un neandertal le agarré de la coleta que llevaba, la puse entre la cama y yo y le metí la polla en su coño húmedo, ella empezó a gritar en ruso, y como vi lo que disfrutaba, le metí un dedo más para juguetear con su clítoris.

Esa chica no se había visto en otra igual gritaba,jadeaba y sudaba como no lo había hecho en su vida, hasta que me empujó y me apartó de ella para ponerse encima de mí y mientras se hacía unos dedos terminar con un squirt encima de mi pecho.

Ella había terminado, pero yo no. La agarré, la empotre contra el armario y mientras la sostenía en el aire mi polla entraba dentro de ella,con la fuerza que ejercía al caer la rusa contra la polla que la ensartaba,mientras pedía que le follase más duro.

La apoyé en la mesa donde aún tenía los libros de esa tarde, me agaché le comí el culo y le metí la polla con tanta fuerza en ese culo virgen, que tuve que taparle la boca para que no despertase a nadie del grito.

Le follé el culo,hasta que supe que me corría y como no llevaba puesto ni el condón del calentón que habíamos tenido, le dije que se diese la vuelta para poder correrme en esas tetas de ensueño, se giró y del chorro de leche que salió disparado le bañe tetas cara y boca. Terminando así la primera noche del cuatrimestre con más sexo en la historia de la universidad.

Leave a Reply

*