Se me acababa la fiesta con Aurora

Las horas y los días de placer en VillaCornudo acababan, una semana llena de continuo sexo que empezaba a crear sentimientos tanto en ella como en mí. Estos sentimientos que comentamos aquella tarde acostados en la cama tras un magnifico y excitante polvo.

Aurora me comentaba que durante la mayor parte de su vida de casada había sido infiel a su marido, de hecho quedé impactado cuando me dijo que su hijo Edu seguramente no era hijo del hombre de la casa, a este le dije:

Yo- Aurora como puedes dudar que lo sea, ¿Tú no has visto el parecido que tienen padre e hijo?

Aurora- No corras, espera que te explico. Hubo un hombre que me llenaba plenamente como mujer, ¡lo amaba! Me hacía volverme loca en la cama, arriesgarme continuamente a ser pillada por mi marido.

Yo- ¿pero quién es?

Aurora- ¡Mira que eres impaciente! Jajaja No sé si llegaste a conocerlo, se llamaba Fran.

Yo- ¿El que trabajaba en el bar de Pepe?

Aurora- Que diceees!! Por favor…. Con quien me has ido tú a emparejar

Yo- Dímelo ya porque franciscos hay a puñados

Aurora- Fran, el ´´tito´´ de Edu del cual siempre habla con orgullo de él

Yo- ¿El hermano de tu marido?

Aurora- Sí, por eso se parece a mi querido esposo mi hijo. Desgraciadamente aquel accidente de coche hizo que me quedase sin el hombre de mi vida.

Ya venía haciéndolo poco con mi marido pero aquel palo hizo que perdiese el apetito sexual y estuve años sin poner un dedo encima a mi marido, mentira, una vez tras una boda y algo borracha sí que le hice una felación. Ahora llevamos unos años que cumplimos los tramites y cada vez que viene de sus viajes de negocio se la suelo chupar y tener un poquito de sexo.

Yo- ¿Cómo empezó todo con Fran? No sé cómo pudo ser capaz de acostarse con la mujer de hermano…

Aurora- Él mejor que nadie sabía que mi marido siempre ha sido un vividor, aun no nos habíamos casado y se acostaba con su secretaria, esta secretaria estaba empezando a tener algo con Fran cuando este se enteró que mientras tanto su buen hermanito se la cepillaba en los viajes de ´´negocio´´. Vamos, ella era una trepa…en la cara de putita que tenía se le veía todo.

Yo- y si él sabía que te era infiel por qué no te lo dijo antes de casarte.

Aurora- Me lo dijo, pero yo tenía muy buena vida junto a Edu y pues me lo dijo en una noche de copas en la que todos estábamos muy bebidos terminamos acostando a Edu y después haciéndolo Fran y yo… me encantó! No quiero entrar en todos los detalles

Yo- ¿Aquel día te dejó embarazada?

Aurora- Noo! Por aquel momento tomaba las anticonceptivas… pero mis encuentros con él eran habituales, si te digo que en mi boda tuve sexo con él puedes imaginarte.

Yo- Que guarrilla, ¿Cómo lo hicisteis?

Aurora- Fue fácil, dije que me estaba haciendo daño los zapatitos que tenía puestos y como era nuestra boda los dos novios no nos íbamos a ir por lo que me llevó a casa a cambiarme Fran… Ahí aprovechamos para follar rápido y volvimos al salón de bodas, cambiada y follada jajaja

Me dejó embarazada tras el viaje de novios, mi viaje de novios tuve que hacerlo a los dos meses debido a los negocios de Eduardo. Desde aquella noche que antes te dicho hasta la noche de antes siempre me estuve acostando con él, no perdíamos ni la pasión ni el morbo, nadie se daba cuenta de nuestra relación excepto una persona.

Yo- ¿Quién?

Aurora- Pues el vecino, porque piensas que me acuesto con él. Cuando empecé a volver a salir tras la muerte de Fran mi vecino me dijo que sabía todo que tenía pruebas de mis encuentros con su hermano y si quería seguir teniendo la misma buena vida debía ser su putita, el muy cabrón no se cansa de mí.

Yo- Menudo golfo, quiero que lo evites lo máximo posible y a tu marido si puede ser también. Necesito que solo seas para mí y que pienses continuamente en querer acostarte conmigo… aunque ya se nos va acabar el chollo este que tenemos.

Aurora- Eso te iba decir Manolete, contigo estoy sintiéndome de nuevo mujer tal y como me sentía con Fran y pues no quiero que dejemos de tener esta bonita relación. Mañana viene Eduardo de Valencia y supongo que estará un largo periodo por aquí aunque ya sabes que cuando se vaya al trabajo podré ser tuya cuando quieras.

Yo- No Aurora, yo no puedo depender de que tu marido o tu hijo no este. Si necesito acostarme contigo y ellos están en casa tienes que inventarte algo para vernos, apúntate a algún curso en las tardes para cuando necesite verte que faltes al curso y nos vayamos a algún hotel, con el coche o a tu casa de campo.

Aurora- no es mala idea, pero no te puedo confirmar.

Yo- Pues más vale que me confirmes, porque si no de mi te puedes ir olvidando…aquí el que va llevar la voz cantante soy yo. Sé que eres una mujer sumisa y que vas a cumplir muchos de mis deseos

En ese instante suena el teléfono, Aurora atiende rápidamente la llamada, era su marido diciéndole que finalmente no venía mañana esto le sacó un sonrisa ella y yo ilusos pensando que tardaría más días…

Eduardo-¿Aurora estás ahí?

Aurora- Sí, dime Eduardo

Eduardo- Llego esta noche, llevo mucho tiempo sin acostarme contigo y quiero que me prepares algo especial para cuando llegue.

Aurora- Eduardo que nos conocemos, me harás vestirme como una puta para que luego después de chupártela me digas que estás cansado y que necesitas descansar.

Entonces en aquel momento excitado por la conversación empiezo a magrear a aurora y a comerle aquellas tetas con los pezones erectos…uff

Eduardo- Esta vez es diferente… se te oye regular

Aurora- Mira Eduardo, haremos lo que tengamos que hace pero pienso seguir tus jueguecitos y luego quedarme a dos velas. Estoy haciendo cosas y he puesto el móvil en altavoz, voy a colgar luego nos vemos. Un besote.

Yo seguía por donde iba y furioso le dije que por qué colgaba, a esto me dijo Aurora que necesitaba follarme bien y sin preocupaciones, ya viene mi esposo este va ser nuestro último polvo por hoy Manolete.

Yo repliqué y le dije que me hubiese repetir la escena del otro día con su hijo pero con el cornudo de su marido, pronto me cambió la idea puesto que comenzó a besarme apasionadamente.

Me cogió de la mano y me llevo con ella totalmente desnuda, yo me dejaba llevar. Cuando pensaba que me llevaba a la habitación de su hijo me equivoqué, pues me llevo a una puerta trasera que nos llevaba a una habitación que yo pensaba que era un trastero. Estaba equivocado.

Aurora- A esto se refiere mi marido a jugar, llevo años sin usarlo y algunos trajes supongo que no me entraran, pero pídeme que quieres que sea: Tu dentista, enfermera, policía, etc

Yo- Esto nunca me lo hubiese imaginado, ¿Por qué no me lo habías dicho antes?

Aurora- Simplemente ahora me has demostrado ser un hombre especial, calla y no preguntes tanto. Disfruta del momento mi rey.

Yo- Me duele un poco la polla de tanto follarte estos días, me gustaría que me la curases enfermera.

Aurora- Un momento señor, sal de la sala en seguida le atiendo.

Ella se puso la vestimenta y yo aún desnudo esperaba fuera cuando sentí como su dulce voz me invitaba a pasar.

Entre y me encontré a Aurora de rodillas vestida de enfermera, a lo que me dijo tras leer el parte médico que tenía en sus manos.

Aurora- Buenas Señor Fernández he podido ver que padeces dolor de pene, ¿Podría una mamada aliviar ese dolor?

Yo- Estoy cachondisimo, cómetela hasta el fondo pedazo de puta. Nunca pensé que la madre de mi amigo que era la musa de mis pajas iba a ser mucho más guarra de lo que yo ya me imaginaba.

Comenzó a chupármela, primero con movimientos suaves mientras con su saliva empapaba mi polla, después con mucho agilidad movía su cabeza hasta topar su nariz con mi bajo abdomen. Qué manera de chuparla, se le notaba lo cachonda que estaba…siempre procuraba que me corriese en su boca, pero esta vez en mitad de la mamada me sorprendió.

Aurora- Señor, ¿Le gustaría poner una inyección en el culete?

No lo dude, y pese a que me encanta terminar siempre las mamadas con mi semen en su boca, la puse contra aquella mesa-cama que tenía allí, escupía a su ano y metía mis dedos con nerviosismo. ¡Ese culazo iba ser mío!

La poca experiencia en sexo anal que tenía me hacía ir rápido, algo que a ella le hacía que le doliese más… cuando descuidé tenía toda mi polla dentro de su culo y a Aurora gritando, no sabía si de placer o de dolor, tampoco quería saberlo. Comencé a embestirla con rapidez y sin pausa… poco duré en llenar aquel condón que por primera me puse haciendo el amor con ella.

Esta historia no acaba aquí, es lo que tiene tener una gran puta a tu disposición.

Leave a Reply

*