Solo tu madre sabe lo que te conviene

Ella no dice nada, solo se queda quieta en la silla de la cocina, mirándome, desde mis zapatos de tacón a mi vaquero y top, mira mi pelo y luego mi pequeño bolso, luego mi pelo, mi maquillaje, no le queda zona que repasar.

– Eres muy guapa

– ¿Guapa, mama? ¿Sabes en que me has convertido, sabes lo que has hecho¿ Que delito cometí contigo, porque me has hecho esto, ¡porque! Eres una hija de p… Aaagggg, aggg, me duele, aggg me duele

– ¿Te duele la cabeza, verdad? Es mejor que te sientas y te calmes, te daré un poco de agua

– No, no, ya se me pasa ya, no quiero saber nada de ti, he venido a decírtelo, y aunque seas mi madre, eres una autentica hija de p…. AAAggggg, que dolor, no puedo mas

– Ya te lo he dicho es mejor que te calmes, bebe agua

Como puedo me siento y bebo varios sorbos, enseguida se me pasa el dolor, miro al suelo, me siento mareada.

– Veras hijo mío, quiero decir hija mía, es un pequeño seguro que lleva tu cambio, no puedes ni insultarme ni agredirme, lo que quieran que te han implantado lo evita.

– ¿Y así tan tranquila lo dices?, donde ha quedado tu religión, mama, ¡me has convertido en una mujer!

– Lo he hecho por los dos, por ti lo primero, ahora te ves como realmente debiste haber nacido y por la casa, no nos echaran nunca de aquí

Ya repuesta del dolor e intentando no alterarme, le explico a mi madre lo tonta que ha sido creyendo que las cosas se regalan o que la gente actúa por caridad, siempre, siempre hay algo a cambio.

Mi madre a medida que oye el trato real y los papales que firmó y nunca leyó, se lleva las manos a la cabeza y llora, pero enseguida se repone, algo hay que hacer exclama ahora con semblante enérgico y desconocido para mi

– Mama, he conseguido un plazo adicional de dos meses, ya nos dará tiempo a pens….

– ¿Cómo lo has conseguido?

– Bueno, eso o viene al caso

– Quiero saberlo

– Ya vale con lo que tu quieres creo yo

Mi madre se levanta y me arrea un bofetón en la cara eso me irrita mucho

– Esto lo he hecho por nosotras, así que dime como has conseguido dos meses de plazo si era una semana

– ¡Me lo tire mama, me lo tire! ¿Entiendes?

– Ya veo, ya veo, pues te lo tiras otra vez

– ¿Qué…? Pero tu estas mal de la cabeza, eres capaz de decirme, es que…

– Yo se lo que te conviene, ¿te queda claro? Te lo tiras, no pienso salir de esta casa (y comenzó a repetir la misma frase), te lo tiras, te lo tiras, hazle lo que le gusta a los hombres, pero yo no dejo esta casa, haz lo que le gusta a los hombres

A los hombres, a los hombres, como un mantra se repetía en mi cabeza, esto volvió a activar mi cerebro, un gusto en mi boca me venia, tenia escalofríos, me movía en la silla y tuve que separar mis piernas una incipiente erección me molestaba en mis apretados vaqueros, esto no paso por alto a mi madre que…

– Amado, ¿puedes ponerte de pie?

– Me llamo Amada, mama

– Oh, claro comprendo, vale pero ponte de pie, tu….tienes…o sea…tienes

– ¿Polla? Si mama, eso sigue siendo mío

– Déjame verla

– Mama, por favor, yo, no ….

Ella acerco su silla y desbrocho mi pantalón de un tirón me lo bajo hasta las rodillas, unas piernas perfectamente depiladas y unas braguitas de encaje tipo culotte, se muestran ante ella. Con sus manos toca mi entrepierna, me baja las bragas y con su mano, toma mi pollita que erecta se levanta hacia ella, sin dejar de tocar me mira

– Mama, por favor no siguas, debes saber que, mmmm,…aaffff….para por favor….mmmm

– ¿Qué ocurre Amada, te duele?

Sigue tocándola pero ahora con caricias piensa que me hace daño, pero esta activando por completo mi deseo de sexo que cada vez y como me dijo el Dr. Me gista mas y menos puedo frenar .

Yo me retuerzo y me giro un poco, sin conseguir que suelta su mano de mi pollita, esto me vuelve loca y sin poder evitarlo y cambiando mi voz, pronuncio con tono mimoso pero lujurioso…

– Mmmm,….mama…veo que te pone eh?. Te pone tocar a tu hijita,…mmmm….mira como la tienes, muy calentita….

– ¿Qué te pasa Amada, que tienes, no digas esas cosas?

Yo no puedo mas, mi cerebro ya ha conectado su otro modo, yo levanto poco a poco mis brazos y me bajo el top, dejando al descubierto mi par de senos femeninos que ya tornan una 95, ellas caen de forma natural tipo gota, me gustan y asi se lo hago saber

– Mmmm,…mama….¿te gsutan mis pechos?,…..son tuyos mami, los pechitos de tu hija, agghhh, sigue, sígueme tocando….uffff

– Ya esta bien Amada, guardate esto, quita

Asustada, se retira caminando hacia atrás a su cuarto, donde al tropezar queda sentada en la cama, mientras yo me he descalzado y quitado el pantalón y las bragas, ahora termino de retirar mi top, de la muñeca tomo el coletero y me hago una cola, con rapidez. Abro mi boca, quiero sexo, mas sexo, mucho sexo, camino hacia mi madre, que asustada esta mirándome.

– Mirame, soy guapa, muy guapa y toda tuya mama,…mmmm…tomame

– No estas bien hija quita por favor

Yo forcejeo y la tumbo en la cama, donde agarro sua brazos y los llevo arriba, me siento justo en su cara, y le ofrezco mi polla, la muevo por su boca, ella no grita pero mira a un lado. No consigo nada mas, pero mis ganas crecen asi que, le ofrezco un trato

– Mama, chupa y yo conseguiré mas tiempo, pero chupa…chupa…besa a tu hijita

El interés puede mas que los convencionalismos, poco a poco me mira y poco a poco abre sus labios, para poco a poco ir metiéndose mi pollita en su boca, yo me balanceo sentada en el pecho de mi madre, hacia delante y hacia detrás. Mi cara esta muy encendida, me siento muy excitada, suelto sus brazos, quiero llevar los míos a mi cabeza donde me acaricio el cuello y gimo de placer.

Soy la golosina de mi madre, y soy muy guapa, estoy estupenda, y siento mi cuerpo gozar.

– Prométeme que harás lo que sea por conseguir que mama se quede aquí, prométemelo cariño

– Ohh…mmm…mama…..me llamas cariño y me besas….mmm..sigue…sigue chupando la pollita de tu hija Amada, esto es lo que querías, ¿no?

– Prométemelo (vuelve a repetir mientras ahora mete una de sus manos y acaricia mis pequeños testículos)

– Mmmmm,…ahhh…ssssiiiiii….si….si….te lo prometo……uummmmm

Ahora me estoy acariciando las tetas mientras ella sigue chupando mi pollita, una adre totalmente desconocida para mi, que hace lo que sea por su interés, ella ha hecho de mi lo que ha querido y ahora sigue haciéndolo.

Yo sigo balanceándome, mientras noto como me viene, y me viene, voy a correrme, siento en mi cabeza, sensación de bienestar, pongo mis manos en la cabeza de mi madre y la empujo para mi pollita. Ella se da cuenta y gime queriendo quitarla pero puedo mas, me corro en su boca, varios chorros entran su garganta, la oigo como quiera escupir, pero no la dejo, yo respiro profundamente, me siento feliz, he tenido un orgasmo intenso con mi madre.

Sigo acariciando su cara, la miro y le sonrío, me la ha chupado muy bien y por su interés se lo ha tragado todo, ella solo me mira, las dos nos miramos.

Poco a poco voy sacando mi pollita de su boca, cuando espero alguna amenaza o queja, me sorprendo al ver que mi madre, me suelta los testículos, la agarra con la mano y…la vuelve a besar, le da varios besos cortos y me la mueve varias veces.

Nos quedamos mirando y ella me dice, —¡niña guapa!. Yo la sonrío y me descabalgo de su pecho, estoy rendida y agotada, me quedo tendida en la cama, ella regresa con una manta con la que me tapa.

Ha pasado ya casi todo el día, el olor inconfundible de caldo de mi madre, despierta mis sentidos, voy al baño y me siento en la taza, como una buena señorita, repaso mis uñas y ante el espejo mi cara, me maquillo. Cada vez me siento mas femenina, cuanto mas veces me corro, mas me gusta ser mujer y mas sexo quiero.

Vuelvo a ponerme mi ropa, no tengo nada mas, de la limusina baje solo con lo puesto y sin las maletas.

Cenamos tranquilas las dos, apenas hemos hablado, pero nos sentimos muy unidas. El doctor ha hecho un gran trabajo, estoy junto a mi madre, la persona que ha vendido mi futuro y en contra de mi voluntad me ha cambiado, pero sin embargo me siento unida a ella, como a mi celador, como a mi gentil hombre como a mi doctor.

Recuerdo sus palabras, “serás parte de toda aquella persona con la que tengas intimidad” y vaya si la he tenido con mi madre, la miro de reojo, quisiera tener sexo con ella otra vez, pero me quedo callada

– ¿No te vas a cambiar de ropa Amada?

– No tengo nada, vine con lo puesto

– Pues algo habrá que buscarte, creo que puedes tener la talla de Fina, le preguntare a ella, tu quédate aquí, no quiero que….ya sabes, vean esa “cosita”

Yo me siento en el sillón y veo la tele, busco alguna cadena con programa de cocina o cotilleo, es lo que me enseñaron a ver y lo que me gusta.

Pasa mas de una hora hasta que mi madre, regresa, sin duda después de haber cotilleado de todo. Me deja unas blusas y varias faldas, me las pruebo y me quedan realmente bien, ajustadas.

Me pongo una falda estampada, por encima de la rodilla y una camiseta blanca de una marca de refrescos, luego unas bailarinas blancas completan mi vestuario, con el que salgo al patio a mirar las estrellas como tanto me gustaba.

Allí me encuentro a Marga, sentada como tantas veces

– A tu hermanastro también le gustaba salir a ver las estrellas

– Eh…¿si?…cosas de familia supongo

Las dos estamos sentadas en el banco donde tantas veces estuvimos antes cuando yo era su novio privado. Recuero esos momentos, como cuando ella acariciaba mi mano y jugaba con sus dedos entre los míos, como cuando bajaba su escote y se pasaba los dedos por su canalillo y luego sonriendo me los hacia oler, como cuando, tiraba alguna traba de la ropa y se agachaba delante de mi enseñándome todo su gran culo para que lo tuviera ante mi cara.

Recuerdo todo, pero una sensación de angustia me invade, ya no soy un hombre ahora soy una mujer y como mujer debo tener mis experiencias como mujer, eso me da la pauta, podría hacer lo mismo con Marga, pero tiene que ser como mujer, que es lo que soy ahora una bella señorita a la que le gusta mucho el sexo, mucho el sexo, mucho el sexo, mucho….

– Perdona ¿estas diciendo algo?

Sin darme cuenta me he puesto a decir mis pensamientos en voz, trato de improvisar y ….no, no solo decía me gusta mucho esto, eso es, la luna, las estrellas

Sin querer estoy rozando su mano apoyados los dos en el banco, ella no dice nada, comprendo claro, cosas de mujeres, no aparto la mano, pero empleo a excitarme por momentos, creo que cada vez soy mas dependiente del sexo, esto no tiene fin, rozo un poco mas la mano, ahora varios dedos míos, están encima de su mano, ella sigue hablándome de mi “hermanastro”

Yo me acaricio el pelo, el roce de su mano me ha puesto caliente, miro mi falda y es evidente que se nota una pequeña protuberancia, estoy seguro que se va a dar cuenta, cuando…

– ¿Y eso? Que llevas el mando a distancia de la televisión ahí? Jajajaj

– Yo,..no..oh….jajaja No, que va (y sin darme cuenta la miro y le guiño un ojo)

Marga para de inmediato y me mira muy atenta, yo no se que hacer, me quedo quieta mirándola, pero me excita mucho mas, no lo puedo evitar me estoy poniendo cachonda, estoy seguro que mis pezones se marcan en la camiseta, miro sus labios gruesos, quiero besarlos, meter mi lengua, quiero….

– ¿Amado?….

– ¿Qué? N,..no…no lo conozco, ya lo sabes

Ella me toma de la mano y me lleva a su casa, como tantas veces hiciera, pero ahora quiere respuestas, apaga las luces y cierra la cortina

– Tu….eres Amado a mi no me engañas, me has guiñado el ojo como lo hacias, pero como, pero ¿cómo?…es increíble, pero tu!..

Sigue con la mano cogida, yo no puedo mas, me ruborizo y estoy muy cachonda, mi cuerpo pide sexo, no lo puedo evitar se que estoy a punto de…

– Dime la verdad, dime la verdad, se sincera conmigo

Entiendo lo que dice perfectamente, pero mi cerebro y sus implantes reinterpretan la frase y me dominan, no lo puedo evitar me descubro ante ella

– Soy sincera, Marga, soy lo que tu quieras,….mmmm….yo soy lo que tu quieras….

Me bajo la falda con delicadeza y poco a poco le voy mostrando mis bragas las cuales a continuación bajo y le muestro mi pollita, otra vez empalmada y otra vez necesitada de amor

– ¿Qué haces, te has vuelto loca? Para Amada

Agarro su mano y la llevo a mi sexo, mientras aprovecho para sacar sus tetas como tantas veces de debajo de su sueter y por fuera del delantal, las chupo, las beso…

Ella llora, sabe que soy yo, ha tocado mi polla, ha sentido mis besos, y ha botado como he sacado sus pechos.

– Oh, Amado, ¿Qué te han hecho? Pobrecito mio (me apreta mi pollita mientras llora)

– Todo esta bien Marga, soy feliz, feliz, y estoy junto a ti otra vez

– Oh, Amado

– Soy Amada, y quiero serlo por ti, quiéreme, tomame, ….Marga follame lo necesito no puedo parar, quiero que me folles

La voy empujando al sillón, donde tantas veces, llevo su mano a mi esfínter, se que sabe lo que tiene que hacer, ella introduce varios dedos, sabe que me relajo con sus manos enseguida.

Me encanta solo ella sabe hacerse dueña de mi cuerpo, yo empalmado la cubro a besos, me siento bien, he recuperado a mi “novia” y ella por compasión o porque le gusta, me sigue el juego.

– Amada, oh, amada, cariño mio….

– MMM…marga…hazme lo que quieras, lo que quieras, pero dame amor

Marga me gira y me tumba en el sillón, yo boca arriba flexiono mis pies, ella introduce sus dedos otra vez en mi culo, mientras me masturba y no para de guiñarme un ojo. Yo le lanzo besos sin descanso hasta que noto que me corro en su mano.

Estoy muy feliz, ella me sonríe, se limpia en el delantal y me dice…

– Bienvenido a casa, cariño. Marga te ayudará en todo lo que necesites, en todo. Te quiero.

Me abrazo a ella y lloro, lloro desconsolada, es la primera persona que me da cariño sin nada a cambio, la beso profundamente y vuelvo a mi casa a dormir, con muchas ganas de volverla a ver.

Leave a Reply

*