Solo tu madre sabe lo que te conviene

Desperté y volvía a sentir mis extremidades, intenté articular palabra, por lo que me puse a pedir socorro a que me oyera alguien, vi que en la mesa, había unas galletas y una infusión, yo seguía gritando sin parar.

En eso la puerta se abrió, el mismo celador del día anterior me mostraba una jeringuilla, no hizo falta nada mas, aquel energúmeno de dos metros y muy fornido imponía respeto. Miré hacia la ventana, las cortinas estaban abiertas, solo veía el cielo azul y algunos pájaros en formación.

– Buenos días ¿Cómo te encuentras Amado, más calmado?

Era el doctor Nuez, intente decirle que esto era un error, pero luego le exigí que me explicara cómo me había retenido que lo iba a denunciar, en definitiva todo lo que se me ocurrió. El apenas contestó, solo gestos afirmativos o negativos, cuando entendió que había terminado, me comunicó mi nueva situación

– Amado, estas aquí por decisión de tu madre, he calibrado el test que te hice y si, todo coincide, vamos a solucionar tu problema, que aunque no te des cuenta lo tienes. Solo hay que llevarlo a la superficie, así dejará de atormentarte y todo estará en armonía, ¿no es maravilloso?

– ¿Se ha vuelto loco? A mi no me pasa nada

– Todas dicen lo mismo, pero en realidad su yo interior lucha por tomar el control

– ¿A que se refiere?

– Amado, aunque no lo reconozcas ambos lo sabemos, llevo mucho tiempo en esto y sé que aunque hayas nacido con cuerpo de varón, en realidad te encantaría ser la señorita que siempre has soñado

– ¿Queeeee…..?

– Ssshhh, sshhh, ahora serénate y revisa en tu interior…

Y fue conversando y conversando, dándome todo tipo de argumentos, hablando de mi niñez, de cuando mi juguete preferido siempre fue una muñeca, que le quité a Fina y con la que siempre estaba, que nunca salía a jugar con otros chicos del barrio, sino me encantaba aprender a cocinar, que cuando ya era preadolescente, me sentaba con todas a limpiar lentejas, a limpiar la casa a tender la ropa…

– Eso es lo que hace cualquier niño, no se confunda, si te lo mandan pues lo haces

– Ya ¿y lo de que nunca te gustara el futbol u otros deportes?

– A mucha gente no le gusta y a otros sí

– Bien eso es cierto, pero a muy pocos niños le gusta leer revistas del corazón desde niño y a ti siempre te ha gustado

– Ssi, …bueno….pero…eso…eso no quiere decir nada

– También me han contado que te gustaba hacerte peinados

– Oiga me he criado solo, pues yo que sé, lo que vería hacer a las vecinas supongo

– ¿Y porque llevas tu pelo largo? ¿Por modas?, estoy seguro que estas más cómodo con coleta pero ante el espejo te gusta soltarte el pelo

Tenia razón en todo, el muy canalla, pero nunca he pensado que eso tuviera relación alguna con lo que insinuaba, tenia que pensar rápido para desmontar toda esas tesis.

– Oiga que me encanta follar déjelo ya…y con las mujeres

– ¿Si? Con autoridad el doctor se quitó las gafas y me miró, ¿Con cuantas has tenido relaciones?

– Pues….con las que he podido

– Mmmm, ya veo, apuesto que te has fijado mas en una señora mayor que en una de tu edad, ¿me equivoco?

Que cabrón, que listo, la verdad es que solo me atraían mujeres mayores, nunca había tenido nada serio con ninguna de mi edad, salvo alguna fiesta donde pillabas una teta o un revolcón sin llegar a mas, me excitaba mas las mayores y sobre todo Marga

– Ya veo,…o sea que si. Bueno puede que sea porque simplemente te gustan mayores ya muy formadas o puede que sea porque en tu ser interior anhelas ese cuerpo de autentica mujer con curvas con poses femeninas, porque QUIERES TENER ESE CUERPO Y ESAS POSES FEMENINAS

– Usted está loco

– Si así lo crees, dime una cosa, cuando has tenido relaciones con mujeres mayores, te dejas hacer, quiero decir, disfrutas mas si te hacen cosas y acarician, digamos…¿por detrás?

Yo recordaba, mis escarceos con Marga, donde ella me magreaba el culo o yo se lo ponía en pompa, me volvía loco, o me sentaba en sus rodillas y ella me metía mano y se aprovechaba de mi, sé que me gustaba y muchas veces, hasta yo acababa chupando el dedo de mi mano mientras ella hacia lo que quería con mi cuerpo. Mis ojos debieron encenderse porque…

– Lo sabía, esto te excita mucho, puede ser por mil razones, desde luego, pero yo afirmo que es porque te sientes mujer, y te gusta que otro lleve el control, estas acostumbrado a mujeres porque te has criado con ellas, pero créeme Amado, realmente anhelas tener sus cuerpos, no es que te gusten los pechos, es que quisieras tenerlos y aquí te vamos a ayudar

– ¿Cómo que me van a ayudar?

– Te vamos a convertir en mujer y antes de que te pongas a gritar, tomate unos minutos para reflexionar, tu madre ha obrado bien y esto es lo mejor para ti, estamos a tiempo y como todavía te estás desarrollando quedaras muy guapa y esbelta, te lo aseguro

El doctor volvió a colocar la silla en su sitio, y antes de marcharse me dijo unas palabras que cambiarían todo

– Ahora debo hacer mi ronda, piensa en ello, debes asimilar mucha información, se que te niegas a admitirlo, pero ya verás como ahora en tu momento solitario y cuando repases lo que te he dicho en más de una ocasión vas a sentir un cosquilleo en tu pene, si lo notas, estoy en lo cierto, Adiós guapa

Yo me alteré y me puse a insultarlo ya estaba más que harto

– ¿Sabe lo que le digo? Que se vaya al infierno, que se largue, sáqueme de aquí, viejo loco, le denunciaré, me echaran en falta y cuando vengas a buscarme lo encerraré en la cárcel, … Mi madre está loca, como usted, desgraciado

– No lo creo, tu madre ya tiene todos los papeles del centro de alto rendimiento de un país americano, donde te estás preparando para tu futuro deportivo, todo está previsto. Adiós y recuerda mis palabras un cosquilleo en tu pene y habré acertado

Mi stress estaba a mil, que hijo de p…yo tiraba de aquellas abrazaderas de cuero pero no había manera, en eso entró el celador, con una botella, sin hablar y sin decir nada, bajó mis sabanas, me agarró la polla semi erecta por las ganas y la introdujo por la abertura. Yo miré para la ventana y como pude, vacié mi vejiga, cuando hube terminado, el la sacó y con una toallita húmeda me la limpió, la metió en mi pijama y me tapó hasta el pecho.

Las horas pasaban lentas, yo miraba una y otra vez a mi alrededor, quería salir de allí así que mis pensamientos regresaron a mi casa, me acordaba mucho de Marga, de sus besos, de cómo me abrazaba, de… cuando juntos nos peinábamos…en…el…espejo, de cuando aburrido un domingo…le ayudaba…en…la cocina

Pero no, no…

Ella regresó a mi mente otra vez, ahora me acordaba de cuando en Carnavales yo sentado, ella me hacia peinados de lo mas loco, todo esto de forma furtiva mi madre en misa y la otra durmiendo, y nosotros en lo nuestro.

También me acordaba de cuando sentados en el patio, ella leía sus revistas de la peluquería y me las contaba, yo…..¡las escuchaba con atención! A…su …lado…y claro….luego…yo…servía el café…siempre quería hacerlo yo

Bueno gire la cabeza otra vez, ¿y eso que tiene que ver?

Paso media hora cuando regreso a mi memoria, la de veces que juntos recogíamos la ropa del tendedero, yo me ponía a doblar la ropa de cama, y hasta alguna vez planchaba, era mi forma de agradecer sus pajas y…..uffff…miré a mi manta que me cubría y noté …oh no….no…era evidente… me había empalmado.

Bueno claro estaba pensando en las pajas que me hacía, … claro,… está bien…sobre todo aquella en que ella me acariciaba el culo y yo de espaldas con mi cabeza baja se lo ofrecía, ello lo tocaba a su antojo y yo me sentía amad….no…no…me voy a volver loco me he vuelto a empalmar

Y si tiene razón, no, no me debo empalmar….La puerta se abrió, el mismo celador, esta vez con una bandeja rodó la mesa, subió la cama y sin hablar, se puso a darme cucharadas de crema, bastante agria por cierto.

Ya llevaba sin comer un día, así que no protesté, luego un poco de pescado hervido y un vasito con pastillas, en principio me negué, pero basto una mirada seria de mi celador, para que con los ojos cerrados abriera la boca y me la tomara.

Me entró sueño y me dormí, hasta que mis ojos se abrieron, era temprano, el reloj de la habitación lo indicaba, yo notaba los brazos dormidos y piernas de estar atado, ya llevaba más de un día así. Mi celador entró sin decir nada, me soltó las abrazaderas, no dijo nada simplemente salió y cerró con llave.

Yo me levanté busque en el pequeño armario mi ropa, no estaba, solo llevaba puesto una bata de hospital, me asomé a la ventana, unas rejas muy estrechas me impedían siquiera sacar una mano, ni siquiera podía abrirla.

Camine sin descanso, quería escapar, pensaba en mi madre, estaba loca ¿Cómo podía haberme hecho esto?, ¿y de donde había sacado el dinero?, me puse muy nervioso y rompí a llorar y me tire en la cama boca a bajo, en eso oí la puerta, alguien se acercaba, giré mi cabeza y era el doctor. El celador custodiaba su espalda, estaba claro que no podría con dos. El tomó la silla y me hablo otra vez

– Hola Amado, ¿mejor hoy? Veo que estabas llorando, tranquilo es normal, pero te aseguro que acabaras siendo mmmuyyy feliz, ya lo verás, ahora te voy a explicar

Yo dejé de llorar y me tapé con mis sabanas, ni siquiera lo miraba, pero tenía curiosidad por saber que iba a pasar

– Amado vamos a ir ahora al quirófano, es una pequeña intervención, todo muy sencillo, pero acelerará el cambio, antes tu celador que tienes asignado, te va a repasar, debes estar bien rasurado por la cirugía, se que tienes un cuerpo muy lampiño, pero va a echar un vistazo. Por cierto se llama Hércules, ¿a que le pega el nombre? Jajaja. Bien pórtate bien no quieras verlo enfadado, en cualquier caso ya veras como acabaras haciendo muy buenas migas con el, seguro que si

Y nuevamente dejó la silla en su sitio y salió mientras aquel hercúleo celador, sin hablar como siempre se limitó a tomarme fuerte por un brazo y girarme en la cama boca abajo. Abrió la bata y con su mano, fue pasándola por mi espalda.

Podría hacerlo con la vista, pero el muy canalla lo hacía de forma muy lenta, yo ni me movía tan solo sentía aquella mano ancha, pasando por mi espalda, luego por debajo de las axilas, no tenia cosquillas pero me sentía raro, continuó bajando por mi cintura.

Inexplicablemente me estaba relajando, deje de tensar mis músculos y me limite a esperar, no podía hacer otra cosa, ya que…ufff….uffff…. ahora notaba sus manos en mi culo, primero una nalga, luego la otra, era evidente que no tenia pelo, pero paso sus dedos por mi canal, con una de sus manos, me dio un toque en una pierna, comprendí de inmediato.

Separé mis piernas, y a la vez, el introdujo su mano entre mis nalgas, tocaba mi esfínter, siguió hacia abajo y palpó mis testículos, creo que se detuvo bastante, yo imaginaba que era Marga, pero duró un segundo, era…mi celador…y…..ohhh…intenté no dar señal alguna, pero…¿y si el doctor tenía razón?….

Una vez acabó en mis pies iba a ser peor, otra vez tomó mi brazo y me puso cara arriba, hizo lo mismo, empezando por mi pecho y centrándose en bajar poco a poco por mi barriga, yo intenté taparme con la manta mi polla, pero fue bajando la manta mientras la tocaba,…yo miraba al techo avergonzado y me sentía muy colorado, humillado, me estaban metiendo mano y …ahora….tomaba mi polla que giraba hacia atrás para agarrar mis huevos otra vez, pero si ya lo….uffff…..ah ¿Qué me pasa?….es como con Marga que sensación…me…me estoy empalmando, no pude ser,….bueno no deja de ser un tacto de una mano…no….no….

Mis pensamientos se amontonaban en mi cabeza, quería gritar pero no me atreví.

Cuando hubo terminado me pasó a una silla de ruedas y salimos al pasillo, solo nos cruzamos con un par de enfermeras que ni repararon en mi presencia, entramos al quirófano, tendido en la camilla, el Dr. Me saludo, me puso una vía y no recuerdo mas…

He despertado en la habitación otra vez, atado, con un goteo de varias medicamentos quiero suponer y una televisión sin sonido puesta, es un concurso de belleza o algo así, me he puesto a gritar otra vez para que me saquen de allí, pero he sentido tal pinzamiento en mi cabeza que he tenido que parar, que dolor…

No me había dado cuenta pero a mi lado estaba el celador, que ha pulsado un botón, y ha entrado el doctor. Se ha acercado a mi cama, me ha bajado la manta y me ha saludado agarrando mi polla

– ¿Qué hace?

– ¿Qué sientes, te sientes bien?

– Suelteme la p…agggg que dolor, me duele la cabeza

– Es correcto, muy bien, estupendo, te cuento

Y se puso a explicarme lo que iba a ser el “tratamiento”

– Amado, tienes unos implantes craneales, tranquilo muy pequeños, ellos te penaran o compensaran en función de tu actividad

– ¿Qué quiere decir?

– Pues que cuanto mas agradezcas tus cambios, mas rápidos serán estos y te liberaran endorfinas y sentirás placer y armonía. Sin embargo al rechazarlos, producirán dolor. Poco a poco debes aprender a identificar cuando agradecer. Recuerda agradecer, siempre agradecer, y por cierto tomate las pastillas sin rechistar, el goteo ya está produciendo cambios en ti, nos iremos viendo.

Y al levantarse esta vez, se ha inclinado y me ha dado un beso en la mejilla, he sentido su barba y sus labios, he procurado no pensar en nada y no ha habido dolor. Me he quedado solo con el celador que ve la tele como yo, un concurso de belleza, yo me fijo en las caras de las concursantes y sobre todo en sus escotes, pero el dolor de cabeza vuelve de inmediato, aparto la vista.

Al rato miro de nuevo la tele, veo sus escotes, me encantan son muy eróticos, y….¿cómo me quedaría a mi?, oigo una de las maquinas de los goteos, funcionar, y por mi brazo entra algún liquido que me proporciona una sensación de bienestar que no puedo describir

– Oohhhh…..

– Así es Amado, así es (es la primera vez que me habla el celador)

Vuelvo a pensar en follarme a alguna de las concursantes, y vuelve el dolor. Pienso en probar como me quedaría un vestido de esos y vuelve el bienestar

– Oohhh….

Llega el almuerzo, mi celador me da de comer, aunque yo puedo por mi mismo, el lo hace, (tengo sensación de bienestar), luego hora del baño, mi celador con una toalla me baña en la cama, aunque puedo lo hace el para mi (sensación de bienestar), mas tarde el chato y la botella de igual forma toma mi polla y luego la limpia, (sensación de bienestar)

Ya de noche, en mis sueños, viene a mi memoria Marga, imagino follándomela….(sensación de angustia)

Han pasado ya mas de 4 meses calculo, paseo por la habitación, una hora al día, salgo a un patio de luz, siempre acompañado de mi celador, pienso que no es tan malo, al contrario…el …me protege.

Por fin puedo ir solo al baño, me han dejado un neceser, instintivamente, me hago una coleta y me repaso la piel de mi cara que lavo con mucho jabón, …la veo…tan luminosa y suave, me gusta.

Ya he dejado de pedir que me dejen salir o llamar a mi madre, solo me produce angustia, al contrario, paso mis horas, leyendo revistas del corazón que dejan en mi habitación y me ha hecho gracia darme cuenta que mi bata me queda un poco mas corta, desde que me han dado una crema calmante para el pecho, he notado que este, ha crecido algo, me parece a mi.

Se acerca la Navidad, siempre me ha gustado estas fechas, las considero felices y llenas de amor, y de un tiempo a esta parte, lloro cuando veo alguna película de amor, estoy muy sensible.

Ya he salido del baño, he terminado de arreglar mi cabello y ponerme un poco de base (no me es difícil en el corral donde vivíamos jugábamos a eso de pequeño, yo maquillaba a las vecinas, ellas a mi..). Tengo puesta las zapatillas que me han dado, tienen un poco de talón y de color carmesí, junto con mi bata blanca, me siento leyendo alguna revista y espero a que Hércules i celador venga a buscarme.

Se abre la puerta como de un tiempo a esta parte, dejo la revista, reviso la habitación, he hecho la cama, me acerco a la puerta y le doy mi mano, que el me agarra fuerte. Camino junto a el por el pasillo, su brazo roza mi pecho, esto me produce una sonrisa que disimulo, mirando al suelo y tocándome el pelo, por fin llegamos al pequeño patio de luz, donde camino toda la hora.

Desde hace unos días, allí me cambo el calzado por otro con tacón alto, como me cuesta me agarro del brazo de Hércules que amablemente camina conmigo (es tan bueno…). Quiero agradecérselo y por eso al terminar y descalzarme hago como que pierdo el equilibrio, el me sujeta por la cintura y me toma por el cuello, yo quedo a centímetros de su cara y le sonrio, abro un poco los labios, solo un poco, no quiero pareces atrevida, pero le invito.

Es la primera vez que nos miramos tanto tiempo, pestañeo, mi mano esta firmemente agarrada a su hombro y noto como estoy completamente empalmado (ahh, sensación de angustia), empalmada, empalmada (sensación de bienestar)

Siii,..si….me ha dado un beso, un beso, ha sacado su lengua y me besa, yo me cuelgo de su cuello, no quiero que el dia termine, soy tan feliz…

La alarma habitual nos pone en su sitio, es hora de volver, llegamos al dormitorio (así lo llamo yo ahora), el entra conmigo y me enciende la tele, yo me he tumbado, es Viernes y se que me va a revisar por si es necesario que me depile. Boca abajo, abro mis piernas, y subo un poco mi bata, quiero que vea parte mi culo, que…(sensación de bienestar), le ofrezco solo a el.

Han pasado ocho meses desde que lo conocí, y espero ansiosa sus manos,….mmmmm….ya se pone a ello…mis hombros, mi espalda, mi bajo espalda…ya llega…ya llega…mi culo, mi culito, solo para el, yo abro mas mis piernas, el explora mis testículos y mi pollita, ahora la llamo así, cada vez me parece mas pequeña, pero sin duda mi culo es mas respingon.

Hoy me he atrevido a subirme un poco en pompa, estoy muy necesitada llevo mucho tiempo aquí sin sexo y me encantan sus manos, fuertes, su seriedad y como me protege,….es mi hombre

Estoy muy excitada, el como siempre me da la vuelta y yo quedo frente a el, esta echo mis brazos hacia atrás sin llegar a mi cabeza, pero manifiestamente indefensa y ofrecida a el, que sigue explorando, cuando va por los tobillos y se que va a acabar, subo mos piernas y las flexiono, estoy esperando que el haga de mi,…

Lo sigo mirando, mi cerebro está lleno de sensaciones de bienestar, me estoy portando muy bien, lo sé y lo he conseguido va a ser muy emocionante, mi primera vez…

Veo como Hércules acaricia mis rodillas, yo me bajo mas en la cama y pego mi pubis todo lo que puedo a su pantalón, el acaricia ahora el interior de mis muslos, lleva su mano a su bragueta y se baja los pantalones, estoy deseando ver su miembro y que este se roce conmigo.

Hércules se quita los slips, y me muestra una hermosa polla, no muy grande pero si gruesa, que esta erecta, erecta para mi, su amada, como me gusta que me llame, me encanta que me llame Amada, ¿Qué mejor nombre?

¿Me encuentro tan bien, tan bien,?, me ha prometido traerme ropa linda, y yo quiero ser agradecida con el. Tomo su mano y la llevo a mi polla, quiero que me la coja y me masturbe (sensación de bienestar), pero quiero que su miembro juegue conmigo.

El lo sabe, quizás estaba preparado, de su bata veo que saca un lubricante que me unta con sus dedos, mi libido aumenta, mi cara enrojecida de deseo, el acerca su polla a mi esfínter y con delicadeza (que lindo es), empuja poco a poco, a mi me duele mucho, pero aguanto el dolor. Quiero que disfrute el. Pasa bastante tiempo intentándolo, ceo que solo a medias, por lo que desiste esa vez, pero yo no quiero que se vaya así, me incorporo en la cama y lo llama con mi mano, ahora de rodillas en el suelo, y por primera vez, me meto su polla en mi boca y se la meneo.

Noto ahora mis pechos ya crecidos bambolearse a ritmo, eso me encanta, sigo engulléndola y abrazo con mis manos su culo que empujo hacia mi. Esta a punto de correrse lo se, y yo quiero ser suya, así que me retiro y tocándome los pechos y mi pollita pequeña abro mi boca bien grande y saco mi lengua.

El derrama dentro toda su leche, que noto caliente y espesa, estoy segura que al igual que yo, ha deseado mucho este momento. Una vez que ha terminado se viste y me ofrece su mano (que gentil es), me acompaña al baño, donde me ducho, extasiada.

Cuando salgo del baño, solo veo al doctor, sentado en la silla aplaudiendo un sentimiento de humillación y vergüenza me invade, el me hace recordar porque estoy aquí, pero reconozco que soy una persona nueva, sigo tomando mis pastillas a diario, y cumplo en lo que se me pide.

– Amada ¿es así no?, muy bien, lo estas haciendo estupendamente, y seguro que en tu interior eres muy feliz ahora, túmbate en la cama, vamos a tener una sesión imprescindible para reafirmar tu nueva vida ¿ok? Tomate esto

Yo hace tiempo que he aprendido a cumplir con lo que se me ordena, asi que sin queja me tomo las pastillas y me tumbo, el doctor me pone una via y yo me relajo bastante

– ¿Cómo te llamas?

– Amado

– Eso era antes, has vuelto a renacer, una vida mas bonita, mas bella, mas linda, eres feliz , ¿Cómo te encuentras?

– Feliz

– Y ¿Cómo te llamas?

– Amada

– ¿Te gusta tu nueva condición?

– Si (digo derramando lágrimas por mis ojos?

– ¿Estas bien?

– Soy muy dichosa

– Claro que si, ahora eres lo que siempre has querido, ya tienes pechos suficientes, la grasa corporal de tu cuerpo ha ido donde debes, tienes mas culo y hasta un poco de cartucheras, nada preocupante, tus rasgos se han vuelto muy femeninos, y te encanta

– Si

– ¿Si que?

– Me encanta, me gusta ver mis formas femeninas, me encanta sentirme mujer, deseo ser mujer…siempreee

– Muy bien, muy bien, por eso vas a tener un regalo, te voy a dar una completa colección de ropa y zapatos, ¿quieres?

– Siiiiii…siiiii

– Muy bien, veo que ya has tenido tus “momentos” con Hércules, pero es hora de que os despidáis, pronto vas a salir de aquí

– Pero…yo no…quiero irme, quiero estar con el

– No Amada, es hora de que regreses con tu madre y con tu protector, quien te ha pagado todo este tratamiento

– ¿Quién? Yo no lo conozco y no me quiero ir

– Bueno, recuerda agradece, siempre agradece, ahora acepta tu nueva condición por completo, luego te vestirás y te iras con el, seréis muy felices, estas totalmente preparada y las sesiones de hipnosis y regresión han ido muy bien

– ¿Tengo que hacerlo?

– Tienes que hacerlo, ahora vamos a acabar, antes de que te vistas, debes hacer dos cosas

El doctor saco varios dildos de diferentes tamaños, los cuales me explico, orden y frecuencia que debía insertarlos en mi ano, siempre, por petición expresa de mi protector no se me había hecho cirugía en mi pene, se me habia respetado, así que debía ejercitar mi orificio natural. Yo en ese estado de semi incosciencia asumi todo lo que me dijo

– Por último Amada, espero que le des las gracias a tu doctor, ¿verad?

Ni pensé, de forma natural, una vez recuperada del sedante, simplemente me levante y corrí a abrazarlo, me senté en sus rodillas y mordisquee y bese su barba, aquella barba que por primera vez me había besado, ahora yo como una niña traviesa, lo comía a besos, el se reía.

Me arrodillé como había hecho con mi celador y busque su cremallera, que baje, y saque su polla, sin dejarlo hablar y como si estuviera sedienta, chupe aquel grifo que me había transformado por completo.

Esta vez me gustó todavía mas, y chupé, chupé hasta que no quedo ni una gota.

– Estupendo Amada, eres de las mejores pacientes, los mensajes subliminales y la terapia va muy bien, debes saber que a medida que hagas sexo, serás cada vez mas ardiente, sumisa y te gustará mas, eso te hará muy feliz.

– Si doctor

Ahora vístete tu protector te espera, para llevarte a ver a tu madre

– Si doctor, me visto enseguida

Estaba muy feliz, me puse una preciosa braga negra, un vaquero, que me quedaba ceñido, pero prieta, me encantaba y un top verde esperanza, que me quedaba realmente bien, me veía muy bonita, deje caer mi melena por los hombros y parte por delante, me pinté y mi celador muy amable me llevaba las maletas.

Antes de salir por fin a mi nuevo destino, me gire y en el pasillo lo besé, muy fuerte y esta vez pasee mi lengua por toda su boca, besando hasta su oreja, donde le dije “te quiero”

Y seguí por el pasillo, al fondo había un chico tendria unos 30 años, muy apuesto, pelo engominado, vestido de forma casual y mocasines, un pijo autentico vamos. Me pareció muy guapo unos bonitos ojos caramelo me saludaban. Yo extendí mi mano y el dijo

– Maravillosa, realmente maravillosa

Leave a Reply

*