Son un poco más de tres

Y fue así que en una mañana cualquiera los 3 despertaron con ganas de darlo todo y vivir ese día al máximo, Naomi fue la primera en salir de la cama, su pequeña lencería con la que siempre duerme deja poco a la imaginación, sus senos jóvenes y firmes se mueven de un lado a otro tratando de seguir el paso de su caminar, esta dulce mujer que a sus 23 años sentía que algo le faltaba, que algo necesitaba, decidió tomar el teléfono y contactar a Fernando, el era su viejo amor y compañero de colegio, sus manos sudaban y estaba un poco nerviosa, cuando de repente al otro lado del teléfono con una vez de asombro se escucho un “Si diga, quien habla?”, ella se quedo unos segundos paralizada, pero entusiasmada contestó

“Soy yo, Naomi, como as estado?” , al reconocerla inmediatamente comenzaron a platicar, era evidente que se extrañaban tanto pero ninguno de los dos se atrevía a decir lo que en realidad sentía, Fernando se armo de valor y le propuso que se verán esa misma tarde, ella sin titubear dijo que si, las horas pasaron y mientras tanto ella tomó una ducha, es inevitable no describir como las gotas caen sobre su cuerpo desnudo, como cada centímetro de suave piel es recorrido por sus manos, esos minutos que ella toma para dejar su cuerpo listo para recibir sus caricias, listo para ser besado, listo para ser visto, listo para ser contemplado, claro que si, ella lo hace conscientemente, sale de la ducha se cubre lentamente, su madre la saluda y ella responde con una linda sonrisa, entra a su cuarto, abre su cajón, toma las bragas más pequeñas que tiene, las mete entre sus bien torneadas piernas, si pudieran ver como recorren sus lindas pantorrillas, suben por sus muslos, se detiene en sus caderas, es todo un deleite vérselas bien puestas, que buen trasero tiene ella, ahora se pone el sujetador que hace juego con sus diminutas pantis, un short azul pegado de mezclilla que deja ver su gran culo, una blusa con un escote imposible de no notar, peina su cabello, sonroja sus mejillas, un toque de brillo para sus bien formados labios, enchina sus pestañas y delinea sus bonitos ojos, casi todo esta listo, toma unos tacones que hacen juego perfecto con su ropa y para dejar su atuendo completo agregó una bonita chamarra de piel negra, su vanidad no la deja y se mira al espejo una y otra vez, sonriéndole a su reflejo, practicando las muecas que hará, la manera en la que moverá sus labios, vaya que es toda una belleza.

El momento ha llegado y ya es hora de que tome su bolsa para ir al lugar donde se citaron, tic tac, tic tac, donde esta Fernando?? A lo lejos se escucha como un coche la llama y vaya sorpresa, es Fernando, pero que pasa?? Por que no viene solo?? De inmediato ella reconoce que es Rafael el mejor amigo de Fernando, mmm mmm que bien se ven, el tiempo les ha caído bien a ambos pensó Naomi, basto tan solo una seña para que ella fuera directo al coche, que obvios fueron, tal parece que ella logró su cometido por que ambos no dejaban de verla y de decirle lo bien que lucía, que fuera lo que fuera que se haya hecho se veía bastante guapa, un poco de alcohol para la ocasión no estaría mal, así que compraron algunas cervezas y se dirigieron a la casa de Fernando, nadie dice nada pero un ambiente extraño se siente, todos se ven, ella los mira de una manera que quisiera tragárselos completos, esta confundida no sabe si son las ganas acumuladas que tiene de meses o simplemente es por que de verdad ambos lucen muy bien, Rafael con su camisa tipo polo rosa, jeans de mezclilla, tenis blancos, que bien se ve, el cruce de miradas entre ellos es inevitable, no lo pueden negar, un trago, uno más, pequeños besos y toqueteos travieso entre Naomi y Fernando, miradas de Rafael dirigidas a ella, cada vez más constantes cada vez menos discretas.

Fernando se mira tan caliente y cada que tiene oportunidad le susurra a Naomi al oído que muere por coger con ella, muere por estar dentro de ella, muere por sentirla cerca, muere por recordar como es que ella mueve las caderas, con una sonrisa que todo lo revela ella solo baja lentamente su mano y sujeta fuertemente su miembro que esta tan rígido, ella se siente excitada, aprieta con mas fuerza y cierra cada vez mas su puño, sus pezones están erectos y lo único que pide a gritos es ser penetrada tan fuerte que el dolor la haga disfrutar del momento en ese momento Fernando se separa de ella y le dice dulcemente que espere un momento, ella no puede disimular y su respiración agitada la delata, Fernando camina hacia donde esta Rafael, se acerca y le dice algo al oído que ella no alcanza a distinguir, lo único que si puede ver es que Rafael se va de la casa y por fin ella y Fernando están solos, su corazón late cada vez mas fuerte, las manos cada vez le tiemblan mas y que decir de esa bonita parte de su cuerpo pequeñita, estrechita, rosita, sin rastro de vello, indudablemente a cualquiera se le pondría tan erecta nada mas de verla, sin darse cuenta Naomi ya había subido de la mano de Fernando por las escaleras y los besos que ellos se daban eran la mezcla perfecta entre su amor que está saliendo de lo rincones empolvado y ese gran deseo que siempre han tenido el uno por el otro, es como si el tiempo entre ellos no hubiera pasado, como si esos casi 4 años que dejaron de verse nunca hubieran pasado, sus bocas aun recordaban como les gustaban los besos, tan tiernos pero con tanto deseo, sus manos aun recordaban esos caminos que a cada uno los hacían llegar al borde del grito, sus cuerpos se sentían tan empatados que bastaba con el rose de los dedos para ir perdiendo el suelo, ambos estaban tan estimulados y húmedos, tan deseosos de poseerse y entregarse como siempre lo habían hecho durante 3 largos años, que fue ahí en ese instante donde Fernando le propuso a Naomi tener una nueva experiencia junto Rafael, “No te gustaría que los 2 te diéramos”, ella por unos segundo se sintió ofendida pero algo dentro de ella, la impulso y dijo “Si, si quiero”, la cara de Fernando lo dijo todo, nunca imagino que ella aceptaría, ahora el sorprendido y ligeramente ofendido fue el, “Espera aquí, voy por Rafael”, con una picara sonrisa ella expreso “No saben disimular, esto ya lo tenían planeado cierto??, anda ve por el, que me muero de ganas por vivir esta experiencia” , sin decirlo 2 veces aquel hombre sediento de sexo bajo por las escaleras rápidamente a informarle a su amigo que todo había salido perfecto y que ella estaba lista y sobre todo dispuesta a coger y tener 2 vergas dentro, sus rostros eran tan expresivos que no tardaron ni un minuto en regresar con la chica, lo que ellos no saben es que mientras ellos estaban disfrutando de la buena noticia, ella solo pensaba en como sería, su mente pensaba, que tan grande la tendrá Rafael??, se moverá rico??, varias preguntas más pasaron por su mente como una ráfaga mientras ella estaba justo frente a un espejo, claro sin dejar nunca de mirarse los senos y ponerse de perfil para mirar su gran trasero y su silueta que tanto le gustaba, notó un ligero temblor en sus piernas, este se hizo más fuerte cuando escucho que aquellos dos hombres subían por las escaleras con la intensión de poseerla, cerro los ojos por un instante y lanzo un fuerte suspiro al aire, por fin la espera termino y ellos entraron a la habitación Fernando se puso frente a ella y Rafael justo tras su nuca, un momento de silencio hubo entre ellos pero inmediatamente el instinto actuó por ellos y los besos comenzaron a hacer presencia, la boca de Naomi estaba muy ocupada con la boca de Fernando y el cuello de ella estaba interactuando con la boca de Rafael, sus pieles estaba erizadas, los pequeños y bien formados pezones de la chica se pusieron erectos, las secreciones de sus tres cuerpos traspasaron sus ropas, la ropa fue cayendo, manos y dedos por los senos, era un juego que pasaba de un lado del cuerpo a otro, primero los senos, luego la cintura, luego las piernas, luego su ricas y suculentas nalgas, en ese momento toda la atención fuñe para ella, los besos, las caricias, todo estaba basado en esa preciosa silueta, 2 penes erectos y listos para ser usados por ella, la tentación fue tal que poco a poco la ropa fue cayendo, despídanse de la chamarra negra de piel, del bonito escote de su blusa, de entallado short de mezclilla, de las zapatillas que hacían juego con su ropa, las miradas, los besos, la respiración todo absolutamente todo se concentraban en su cuerpo semidesnudo, ambos hombres estaban maravillados por lo que veían, asombrados por lo que tocaban pero aun más excitados por lo que sentían, esos 3 cuerpos estaban perdiendo la forma, múltiples figuras formaban sus cuerpos, es el turno de ella y sin titubear bajo poco a poco su boca hasta llegar a las bragas de Fernando, saco su dura verga y se la trago de tal manera que aquel cuerpo no le quedo más remedio que emitir un gemido de placer, la tomo fuertemente del cabello y la acerco mas y mas parecía que quería ahogarla vaya que el recordó las grandes habilidades del movimiento de los músculos de su boca, su tiempo acabo y ahora su cabeza despeinada giro hacia el otro lado haciendo exactamente el mismo exquisito movimiento con el también erecto trozo de carne, venas y músculos, ahora la sorprendida era ella por que Rafael tenia también un rico juguete entre sus piernas, el nivel alcanzado de placer por Rafael era tan notorio sus ojos no mentían, que manera de disfrutar el sexo oral que solo ella sabía hacer, ya para ese entonces la ropa de todos estaba por todos lados, ahora en esa habitación abundaba el deseo, el instinto animal de querer poseerse, los cuerpos se mandaban solos y ahora su destino fue la cama, Rafael fue el primero en acostarse, ella se puso encima de el con sus 2 piernas bien abiertas parecía que su boca y el pene erecto de el tenían un imán por que siguió haciéndole sexo oral durante mas tiempo, Fernando no perdió oportunidad y mientras ella estaba pegada como imán el la penetro una y otra vez con una fuerza y unas ganas que de repente llegaba a lastimarla, ella acepto ese dolor por su rica vagina y lo transformo en placer, esas mismas ganas que el dejaba ir en ella mientras se la cogía, esas mismas ganas ella las ponía mientras seguía mamando, era un intercambio de energía sumamente coordinado, apretones, mordidas, nalgadas, arañones no podían faltar, ahora era el turno de Fernando, cambiaron los papeles y también cambio la boca de ella hacia su ya conocido compañero de años, era como sentirse en casa, en plena confianza, lo disfrutaba tanto, su color, su olor, su tamaño, vaya que ya se extrañaban, los besos eran as dulces, con amor, con entrega en cada movimiento, mientras tanto, Rafael comenzó a penetrarla, ella sintió un nuevo movimiento, solo se dejó llevar y vaya que lo disfruto como nunca, en ese momento se dio cuenta que la decisión que había tomado hace 1 hora había sido correcta, se sentía tan deseada, tan amada, tan llena de vida, que todo por un momento se detuvo, sus sentidos perdieron el suelo, viene algo, algo se acerca, si si si, exploto con un rico orgasmo que la recorrió toda, fue tan intenso que por un momento tuvo que dejar de mamar y perdió por completo el sentido, su espalda sintió un gran tirón, sus pies cosquilleaban y todo gracias a una pequeña nalgada y un fuerte jalón de cabello volvió en si, justo en ese momento el sexo anal comenzó, caricias, besos, sudor, más de todo, más de todo pedía a gritos, Rafael no pudo más y tuvo que sacarlo todo, ahora el juego quedo en 2, 2 cuerpos totalmente acoplados el uno al otro, 2 miradas que sin decir nada todo lo expresaban, 2 amantes que por años se han dado tanto y tanto placer, 2 almas que sin pedir nada todo se lo entregaban, ahora ella se monta en su gran verga y sus caderas comienzan a hacer magia, la misma magia que a el lo vuelve loco vaya momento sexual que están viviendo justo ahora, es como si todo lo demás hubiera desaparecido, como si todo lo demás hubiera sido parte de uno de sus juegos y ahora solo estaban los dos fundiéndose, amándose, extrañándose, deseándose buscándose, es tanto lo que su sexo proyecta que a Rafael no le queda otro camino más que seguirlo disfrutando desde lejos, viene de nuevo, se esta acercando, si si, otro orgasmo le llego, sus caderas perdieron el ritmo, necesita respirar un poco tan solo un poco mas pero el lo quiere todo y lo quiere todo con ella y no puede esperar, así que la toma de sus perfectos pechos y la empuja hacia arriba y el movimiento hechizante de sus caderas vuelve a tomar ritmo ambos están en el éxtasis han perdido ya el sentido del tiempo sus sexos están tan húmedos que hace de la penetración un acto sin esfuerzos, ella arriba, el abajo, ella con las piernas arriba ahora piernas abajo, ella con la cadera de lado, el detrás de ella, ella con la boca mordiendo la almohada, el sujetando fuertemente las sábanas, ella gimiendo como una lunática, el ejerciendo cada vez más y más fuerza, ella transformado su dolor en suculento placer, ellos disfrutándose tanto, ella arriba, sus caderas hechizantes, sus senos moviéndose de un lado a otro, placer desbordante que se extiende por toda la habitación, un moviendo clave, ese que solo ella conoce que funciona con el, hace que Fernando estalle y deje salir todo, todo, todo, por fin después de varias horas sus ansias han saciado, tal parece que son mas de 3 los cuerpos que aquí su energía han derramado, prometieron volver a verse, dejarlo todo al tiempo es lo que ahora les queda, ella vuelve a su casa, saluda a su madre pasa directo sin comer, entra a su cuarto, se despoja de su ropa y se mete a la cama para recordar lo vivido e intentará hacer todo lo posible para EN SUS SUEÑOS VOLVER A HACER SU EXPERIENCIA REALIDAD.

Leave a Reply

*