Soy la esposa de sergio iii

Después de despedir a Pepito me fui a la cama, me sentía tan cansada que desnuda como estaba me acosté. Entre sueños sentí una mano recorriendo mis piernas, y en seguida alguien se situaba entre ellas; asustada abrí los ojos: Sergio maldito suéltame!!

Con su mano izquierda sujetó mi brazo izquierdo pasándolo debajo de mi cuerpo. Sentía su verga rozando mi sexo, el trataba de metérmela, yo trataba de impedirlo, me movía de un lado a otro pero seguía sintiéndola dura rozándome. Con su mano derecha me tocaba los senos me besaba los ojos la nariz mis orejas finalmente intentaba besarme los labios…

_ Déjate Susana déjate

_ Suéltame Sergio, déjame déjame

Conforme se movía y me tocaba la resistencia que oponía iba cediendo…

Respondí los besos y abrí más las piernas, entonces entró:

_ Ooooh si si métela más más hasta el fondoooo aaaahhhhhhhgggg

Me sentía como antes, como cuando solo éramos él y yo

_ Sigue Sergio cógeme dámela toda

Me tomó de las piernas me jaló a la orilla de la cama, me las abrió y las empujó hacia atrás, ante su vista tenía mis dos orificios, acercó su pitote a mi vagina y la metió de golpe.

_ SSssiiiiiiiii toda toda assiiii cójeme ppapppiiiii

Sentía esa verga entrar y salir de mi panocha y disfrutaba plenamente, pero de pronto metió un dedo en mi culo y trató de meter más

_ No no Sergio no eso no.

_ Porque no Susana, ya es tiempo que me des el culo

No se cual fue la verdadera razón por la que se lo impedí, para entonces ya me habían cogido por allí, y de hecho me había gustado, pero con mi marido …No no quise y entonces se acabó :

_ Te dije que por allí no Sergio, déjame

_ Pinche puta bien que te estaba gustando

_ Pues ya no

_ Ves puta por eso te cambié, Lorena si disfruta con la verga por allí

Cuando mencionó a Lorena, sentí tanto coraje que me puse como loca, le dí un golpe con la lámpara en la cabeza y cayó a un lado de la cama.

Saqué una maleta y comencé a llenarla con su ropa; cuando volvió en sí su maleta ya estaba en la calle. Lo miraba con tanto odio que solo alcanzó a vestirse y se fue.

Me quedé desconcertada, pensaba que ahora sí estaba sola. Sola sí mejor así.

Pasaron algunas semanas, me dediqué a solo el trabajo, ni siquiera había visto a Pepe, y pronto sería la fiesta que se hacía en el taller cada año. No pensaba asistir pero la Lucifea (la encargada del taller) insistió y me invitó a preparar todo con ella.

En la fiesta todos parecían querer estar conmigo, me pedían bailar con ellos, algunos ya medio borrachos se me acercaban tratando de tocarme; “ que chulas piernas se le ven Susanita” “ con esa falda se ve preciosa” y otros más atrevidos “ que buena nalga” “ con esa blusa se le ven sus tetas hermosas”. Por un momento me arrepentí de vestirme con la falda blanca entallada y corta que llevaba, medias blancas a medio muslo una blusa negra semitransparente que mostraba mi bra de media copa que realzaba mis tetas que el pequeño saco blanco no alcanzaba a tapar. Pensaba en retirarme pero nuevamente Lucifea me detuvo.

Un par de horas más tarde casi todos se habían retirado.

_ Lucy ahora si me retiro, le dije

_ Espérese Susy ya estamos por terminar, acompáñeme un poco más y nos vamos juntas en un momento.

De pronto alguien me saludó :

_ Buenas noches Sra. Susana

Era don Lupe el vigilante que ya había llegado.

_ Que tal Don Lupe como está ?

Listo Susy ya podemos irnos ya llegó Don Lupe y los últimos borrachos se han ido.

Muy bien Lucy Ya vámonos.

Ya no tuve oportunidad de despedirme de Don Lupe; pero sentí algo raro como escalofrío cuando lo vi

Cabe aclarar que durante las semanas que pasaron después que deje definitivamente a mi marido, algo cambió en mi, antes, cuando vivía con Sergio, me gustaba coger lo disfrutaba pero cuando no lo hacíamos, no lo deseaba o lo buscaba, a decir verdad cogía solo cuando Sergio quería.

Pero ahora después que salía de trabajar, después de ver a todos los hombres con los que trabajaba y que sabía que muchos me deseaban, camino a casa sentía un cosquilleo entre las piernas y casi no había noche que no tuviera un encuentro con mis juguetes y vibradores.

Cuando salimos del taller Lucy y yo caminamos hasta la esquina

_ Chin Susy allí está el Felipe, quiere conmigo y no sé que hacer.

_ No hay problema Lucy, ve con él, yo estaré bien.

Ella caminó hacia el Felipe y ambos se fueron, me quedé parada por un momento, me acomodé la blusa, me ajusté bien mi brassiere y mis medias y alisándome la falda regresé al taller.

Antes de tocar la puerta ésta se abrió.

_ Sabía que regresarías, me dijo Don Lupe

Entré de inmediato y cerré la puerta. Don Lupe me tomó de las caderas jalándome hacia él, me abrazó me besó suavemente, bajó sus manos y las colocó en mis nalgas, comenzó a subir mi falda, metió sus manos bajo mis pantaletas. Ese cosquilleo que sentía por las noches aumentó.

Me desabroche la blusa, él me besó con más fuerza, sacó sus manos de mis nalgas y ahora sacaba mis grandes tetas librándolas del opresor brassiere; las sobaba y me pellizcaba los pezones luego las chupaba y las mordisqueaba, volvió a bajar sus manos y nuevamente me agarró las nalgas, de pronto las separó y me metió un dedo en el culo.

_ Ahhh siiiiiii Lupe Lupe siiii mételo mételo maaasss, cómeme las tetas chúpalas asssiiii

Con su dedo en mi culo y su boca en mis tetas sentí que me venía, casi gritándole le dije :

_ Cógeme Lupe cógeme

Me llevó al cuarto de corte y me sentó en la mesa,me quitó el saco y la blusa , mis senos quedaron al aire y él continuó mamándolos.

_ Me encantan tus pechos Susy, toda tú me vuelve loco pero tus tetas ufffffff

Me subí la falda como pude y tiré mis pantaletas hacia abajo entonces dejo de chuparme las tetas y terminó de bajarlas él. Me tenía sentada sobre la mesa con las piernas abiertas cubiertas con mis medias de nylon blanco con encaje sobre mis muslos, mi panocha frente a su boca…

_ Siiiiiiii cómeme mete tu lengua dame más aaggghhhhh sssiiiiiii

Metió un dedo en tanto chupaba mi clítoris, me volvía loca, estaba a punto de venirme

_ Sigue Lupe sigue por favor ohhhh si siiiiiiiiiiiiiiii

Me pellizcaba mis pezones me apretaba las tetas el seguía mamándome la panocha.

Ya no aguantaba más Y ME VINE aaGGGHHHHHHHH SSSIIIIIIIIIII SSSIIIIIIIIIII

_ Si Lupe sigue cógeme ahora cógeme

_ Solo un momento Sra. Susana.

Me acostó boca arriba sobre la mesa, con mi cabeza hacia la orilla; aproveché para bajarle el cierre del pantalón quitarle el cinturón y sacar su verga…

Ahh que dura la tenía en ese momento con su enorme cabeza queriendo explotar. Trataba de metérmela a la boca pero esa cabezota tan grande lo impedía, con la lengua la recorría desde sus bolas hasta la punta y poco a poco logré abrir lo suficiente la boca y la metí dentro.

Cuando Lupe sintió que su verga ya entraba en mi boca me jaló más, mi cabeza colgaba fuera de la mesa. Acercó su gran miembro a mi boca y comenzó a meterla despacio primero y con fuerza después; ya no le mamaba la verga,¡¡ él me estaba cogiendo por la boca!!

Era increíble lo que ocurría, por un momento sentía que me ahogaba pero mi deseo porque la metiera más y más y me llenara la garganta con esa gruesa verga se oponía al miedo de ahogarme.

_ Agggghhhhh aghhhhhhhh solo me escuchaba “decir”

_ Eso es señora cómasela más, más sisisisisisi ohhhhhhhh.

Me daba cuenta que Lupe lo disfrutaba enormemente y eso me llenaba de satisfacción, sentía la entrepierna sumamente mojada.Pensé que se vendría pero se controló y la empezó a sacar de mi garganta.

_ No aún no Susana aún no.

_ Cójame entonces Don Lupe, ya métame la verga, estoy que ardo no aguanto más.

Me bajó de la mesa y me llevó a un pequeño cuarto atrás de la sala de corte. Había una pequeña cama en medio de el.

_ Espéreme aquí, voy a cerrar bien y a soltar a los perros y regreso.

_ Los perros?, le pregunté.

_ Si claro,ahora tengo dos, el duque y el rey. Si se acuerda del duque, no?

Salió del cuarto y me quedé esperando y pensando : “que si me acuerdo del duque” como no lo voy a recordar suertudo perro si fue el que estrenó mi culito.

_ Ya estoy aquí hermosa señora.

Se acercó y delicadamente me besó en los labios a la vez que terminaba de quitarme el brassiere, bajó el cierre de la falda y ésta cayó al piso. Me quedé solo con medias de encaje y mis zapatillas. Se retiró un poco y me volteo, miraba mi espalda y mis nalgotas, ahora de frente fijaba la vista en mis senos y en mi poco vello de la panocha.Lo ví como se excitaba tan solo de verme, sin tocarme solo de verme . Yo lo tomé de la verga y lo jalé hacia mi, me abrazó, me besó apresuradamente tocándome, ahora sí, todo el cuerpo. Se puso a mis espaldas y acercó su enorme verga entre la raya de mis nalgas, la subía y bajaba, yo comencé a desesperarme…

_ Ya Lupe métela por favor cógeme, quiero esa vergota nuevamente dentro de mi.

Me empujó hacia la cama, hincada sobre ella me abrió las piernas, puso la punta de su pitote en la entrada de mi vagina, empujaba muy despacio, poco a poco, poco a poco. Metió solo la cabeza y se quedó quieto por un momento, entonces yo me empujé con fuerza hacia atrás y me metí casi la mitad de su pito.

_ Aaaaaahhhhhhhh eso es asi métela métela toda tooddddaaaaaa

Me tomó de las caderas y empujo introduciéndola por completo. Me volvía loca de gusto de volver a tenerla dentro mio. Empezó a moverse con fuerza, más y más fuerte. Sentía como rozaban sus pelos con mis nalgas,como empujaba ahora, parecía que quería atravesarme con ese enorme verga.Gemía o gritaba? Cada vez más fuerte, pedía yo más y más; él cumplía cabalmente.

_ SSsssssi asssi maaas mmmasssss duro duuuroooooo maas todo todoooo assi papi asi papito cógeme cógeme dámela toda tooodddaaaaaaa ohhhhhhhh sisiiiiiiiiiii.

Sentí un fuerte espasmo como si me faltara el aire y después de un gran grito, me vine una vez más.

_ Aaagghhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

Caí sobre la cama con la verga aún metida bien metida en mi vagina. Él sobre mi espalda no se movía, me besaba la espalda, el cuello…

Ahora boca arriba se subió sobre mi; abrió un poco mis piernas y con calma nuevamente me metió su verga. Cerró mis piernas y las abrazó con las suyas. Sentía su duro pito como lo apresaba yo por completo; comenzó a moverse primero de un lado a otro y despacio de fuera hacia dentro, me besaba en los labios suavemente, luego me chupaba las tetas, mordisqueaba mis pezones, me excitaba mucho ese suave movimiento, su gruesa verga aplastaba mi clítoris poniéndome muy caliente una vez más.

_ Oohhh si sisisisi suave sssiiiiii

_ Le gusta así Doña Susy ? le gusta como me la estoy cogiendo?

_ Ahhh Don Lupe sssiiiii me encanta todo lo que usted me hace ohhhh sisisisisi

_ No sabe como la extrañaba señora, sabía que nuevamente nos veríamos pero no cuando, debía tener paciencia.Pero sabe? No solo yo la extrañaba

_ Aaaahhhh nnooo? Assi ssiga ssiiiigaaaaa

Don Lupe aceleró su movimiento, pensé que ya quería venirse; me abrió las piernas levantándolas en sus brazos, metió profundamente su verga

_ Assssii Papitoooo assssiii asssiiiiiiguueeeeeeee másssssssss damelaaaaa todadddddddaaaaa cógemeeeeee fuerteeeeee damemaaassssss asssssiiiiiiiiii vente vvvvennntttteeee yyyaaaaaaa yaa ppapppiiiiiiiiii OOOOOOOOOOHHHHHHHHHHHHHHHHHH

Se vino Don Lupe llenándome la vagina de su lechita ardiente. Sacó su verga semiflácida de mi panocha y la puso frente a mi cara, sabía bien que quería, la tome con mi boca y con mi lengua la limpié completamente tragándome algo de su leche que aún salía por el ojito de su enorme cabeza.

Se recostó junto a mi, no empezamos a besar desesperadamente él me decía cuanto le gustaba y lo feliz que lo hacía al aceptar coger con él.

_ Tu también me haces feliz Lupe, llegaste a mi vida cuando yo necesitaba de alguien como tú. Y entiendo que me extrañes, pero hace rato me dijiste que alguien más me extrañaba.

_ A si hay alguien más que te extraña así como yo.

_ Si ? y quién podrá ser?

_ No lo imagina señora Susy?

_ No claro que no ( aunque pensé que hablaba de Pepito, el niño que me cogió aquel día que apareció Don Lupe)

_ ¡ Pues el Duque !

_ Que ? el duque? Si como no, y “hablaste” con él y te dijo que me extrañaba, no?

_ Bueno no con palabras, pero lo conozco desde cachorrito y se que piensa, como si me “hablara”

_ Mire, desde aquel día, el duque por las noches cuando lo suelto de inmediato va a su lugar, a donde usted trabaja y da vueltas y vueltas buscándola, da un pequeño aullido casi gemido y se sale al patio. Esto lo hace diario.

_ Oh que bien, y en su “charla” con el , que le dijo?

_ Pues algo sencillo, quiere que usted sea nuevamente su perrita !!

_ Ja ja ja ja ja ja si como no; su perrita ehh? Jajajaja

Me moría de la risa con lo que Don Lupe me decía del duque, de pronto se oyo mucho ruido en otro cuarto. Don Lupe salio a revisar. Cuando regreso me dijo que eran los perros que estaban inquietos, que el duque ya me había olido y sabía que estaba yo aquí.

_ Don Lupe le hago una pregunta en serio ?

_ Lo que usted pida Doña Susy

_Verdaderamente quiere usted verme coger con su perro? No le molesta aunque sea un poco compartirme con alguien mas, aunque en este caso sea un perro?

_ Caray Doña Susana, le agradezco enormemente que piense que de alguna manera yo crea que usted me pertenece. Nada mas alejado de la verdad; usted es una dama hermosa y de clase y yo no aspiro a nada que no sea servirla como a usted le plazca.Y por otro lado, si, si me gustaría verla nuevamente con el duque.

Me quedé pensando, el duque, condenado perro bien que se aprovecho. Pero recordaba su verga,también grande y gruesa y su enorme bola.Ohh se me empezó a calentar la cola.

_ Seré su perra Don Lupe, nuevamente seré su perrita !!!

Salió don Lupe casi de inmediato apareció con el Duque, que hermoso perro, traía unos guantes en cada una de las patas – “para que no la lastime” – me dijo Lupe.

Lo soltó y el perro corrió hacia mi, trepó a la cama, me lengüeteaba la cara, luego los senos, queriendo ir más abajo , me recosté el Duque enseguida se fue a la entrepierna, al sentir su rasposa y suave lengua en mis labios vaginales, abrí las piernas.

_ Sssssi Duque ssiiii chupppaaaameperrito chúpame

El Duque estaba parado al lado mio, con mi mano intenté tocarle su miembro que en ese momento se asomaba ya la punta del mismo. Como pude me voltee un poco para meter mi cabeza bajo sus patas, entonces me acerque cautelosamente y con mi lengua le toque la punta de su verga.El duque reaccionó y empezó a crecerle la verga; con mas confianza con mi lengua le recorría todo su miembro.

Me sentía nerviosa pero dispuesta a dejarme que ese animal nuevamente me cogiera, con las lengüetadas que me había dado mi panocha estaba muy húmeda. Me enderecé y me puse en cuatro patas mostrándole el culo al duque, reaccionó enseguida brincando sobre mi, me abrazó con sus patas delanteras comenzando a picotearme las nalgas con su vergota.

_ Por donde prefiere Sra. Susy, por donde quiere que se la coja el duque?

_ Déjelo Don Lupe, que elija él.

Me picaba las piernas, cerca del culo, pasó cerca de mi panocha,hasta que por fin entró,nuevamente me romperí el culo!!!!!

_ Ayyyyyyyy siiiiiiii siiiii dale perrito dale

En cuanto el Duque sintió haber entrado empujo con fuerza una y otra vez, yo sentía una presión tremenda cuando su enorme bola me desgarraba el culo. Sentía dolor pero también gran placer.

_ Ohhhhh Duque perrito lindo que pitote, sssiiiiiii que rico

_ Te gusta lo que ves Don Lupe. Esto es lo que querías?

Se acercó al perro tratando de calmarlo para que no desprendiera bruscamente su bola y me dañara más.Así permaneció unos minutos hasta que salió su bola, me escurrió por las piernas todo el semen del Duque.Me fui de boca sobre la cama, me temblaban las piernas y el culo me ardia,

_ Como se siente doña Susy,le ha gustado?

_ Mucho Don Lupe mucho. Por cierto, y el rey? Por qué no trae al rey?

_ Esta segura? El rey es un perro más grande !!

_ No importa, tráigalo !!

No sé que me ocurría, de pronto toda la cachondez y la calentura de toda mi recatada vida me asaltaban. Estaba dispuesta a todo en ese momento.

Cuando llegó el Rey casi caigo de espaldas, vaya que era grande el animalito; como estará su verga, pensé. Soltó al Rey y se llevó al Duque. Aquel camino hacia mi , me olia por todos lados y como el Duque, pasaba su lengua por mi culo y mis piernas mojadas aún con el semen del Duque. El Rey aunque más grande era más dócil, fácilmente lo acosté de lado para tocarle su verga.

Su pito comenzó a crecer más y más, era verdaderamente muy grande.

_ Métalo en su boca suavemente y termine de pelárselo por completo; haga que salga su bola, eso es así, así…

Ummmm que delicia chupaba ese enorme pene que recorría desde la bola hasta la punta. Su verga estaba completamente erecta mediría unos 30 cm. ¡¡ tendría que metérmela en el culo !!!

Me acosté a su lado entre sus patas traseras, pegué el culo a su pitote tratando de meterlo.

_ Espere Susy yo la ayudaré.

_ Si Don Lupe métame la verga del rey

Con su verga adentro de mi me empecé a mover levemente, despacio, no quería que el Rey se fuera a parar, pero también que no me fuera a lastimar

_ Asi Don Lupe ya entró ahhhhh ssiiiiiiii siiiiiii ooohhhhhh mmmmaaassssssss mmmaaasssss.Te gusta lo que ves Don Lupe? Esto querías verdad?

_ Si Susy si, mira como me he puesto, ya me duele de lo dura que la tengo.

_ Ven papacito deja que te de una buena mamada ohhhhh vvveennnn vennn

Don Lupe me puso su verga en la boca y a mamar y mamar oohhhhhh siiiii

Estaba en la gloria, con esa enorme verga del Rey en el culo y la cabezota del pito de Don Lupe en mi boca, me escurría la panocha de otra venida.

_ Venga Don Lupe deme su verga métala en mi panocha

Se colocó frente a mi y con cuidado de no sacar la verga del Rey de mi culo, me ensartó su cabezota por la vagina-

_ Aaaaaggggghhhhhhhhh ssssiiiii siiiiiiii cojame cojame Don Lupe asssiiiiiiiii mmaaaassssssssss

Don Lupe empujaba con fuerza y a su vez hacia que la verga del Rey entrara más en el culo.Lupe me besaba y me mamaba mis senos y entraba y salía con su preciosa verga de mi vagina. Me miraba fijamente y gemia también, sentí que se ponía tieso, pensé que estaba a punto de venirse, esto me excitó mucho lo abrazé y besándolo en la boca nos venimos juntos, creo que con el espasmo que sentí apreté tan fuerte el culo que El Rey dio un gemido y también me lleno de semen todo el culo.El perro se paró sacó su pito de entre mis nalgas y salió del cuarto

Ohhhhh Don Lupe que gran cogida me han dado tus perros y tu.

Nos abrazamos y así acostados nos dormimos. Al amanecer vi que el Duque se habiá dormido con nosotros estaba en los pies, vi que Don Lupe se paró y se metió al baño, escuché el agua de la regadera, me paré también y el Duque se despertó, se me acercó y me comenzó a lamer la cara, que hacer, me pregunté…

Me puse en cuatro el Duque entendió en el acto, se me trepó y sacó su verga picándome el culo trató de meterla, pero metí mi mano entre mis piernas y tomando su verga la metí por mi vagina, el Duque se movia fuerte más fuerte hasta que su bola me atravesó el sexo.El Duque se volteo a esperar venirse…

_ Muy bonito, muy bonito Doña Susana jajajaja aprovechando el tiempo verdad jajaja

Asi me dijo Don Lupe saliendo del baño y si así era ahora aprovecharía mi tiempo para dejar de ser La esposa de Sergio.

Después de despedir a Pepito me fui a la cama, me sentía tan cansada que desnuda como estaba me acosté. Entre sueños sentí una mano recorriendo mis piernas, y en seguida alguien se situaba entre ellas; asustada abrí los ojos: Sergio maldito suéltame!!

Con su mano izquierda sujetó mi brazo izquierdo pasándolo debajo de mi cuerpo. Sentía su verga rozando mi sexo, el trataba de metérmela, yo trataba de impedirlo, me movía de un lado a otro pero seguía sintiéndola dura rozándome. Con su mano derecha me tocaba los senos me besaba los ojos la nariz mis orejas finalmente intentaba besarme los labios…

_ Déjate Susana déjate

_ Suéltame Sergio, déjame déjame

Conforme se movía y me tocaba la resistencia que oponía iba cediendo…

Respondí los besos y abrí más las piernas, entonces entró:

_ Ooooh si si métela más más hasta el fondoooo aaaahhhhhhhgggg

Me sentía como antes, como cuando solo éramos él y yo

_ Sigue Sergio cógeme dámela toda

Me tomó de las piernas me jaló a la orilla de la cama, me las abrió y las empujó hacia atrás, ante su vista tenía mis dos orificios, acercó su pitote a mi vagina y la metió de golpe.

_ SSssiiiiiiiii toda toda assiiii cójeme ppapppiiiii

Sentía esa verga entrar y salir de mi panocha y disfrutaba plenamente, pero de pronto metió un dedo en mi culo y trató de meter más

_ No no Sergio no eso no.

_ Porque no Susana, ya es tiempo que me des el culo

No se cual fue la verdadera razón por la que se lo impedí, para entonces ya me habían cogido por allí, y de hecho me había gustado, pero con mi marido …No no quise y entonces se acabó :

_ Te dije que por allí no Sergio, déjame

_ Pinche puta bien que te estaba gustando

_ Pues ya no

_ Ves puta por eso te cambié, Lorena si disfruta con la verga por allí

Cuando mencionó a Lorena, sentí tanto coraje que me puse como loca, le dí un golpe con la lámpara en la cabeza y cayó a un lado de la cama.

Saqué una maleta y comencé a llenarla con su ropa; cuando volvió en sí su maleta ya estaba en la calle. Lo miraba con tanto odio que solo alcanzó a vestirse y se fue.

Me quedé desconcertada, pensaba que ahora sí estaba sola. Sola sí mejor así.

Pasaron algunas semanas, me dediqué a solo el trabajo, ni siquiera había visto a Pepe, y pronto sería la fiesta que se hacía en el taller cada año. No pensaba asistir pero la Lucifea (la encargada del taller) insistió y me invitó a preparar todo con ella.

En la fiesta todos parecían querer estar conmigo, me pedían bailar con ellos, algunos ya medio borrachos se me acercaban tratando de tocarme; “ que chulas piernas se le ven Susanita” “ con esa falda se ve preciosa” y otros más atrevidos “ que buena nalga” “ con esa blusa se le ven sus tetas hermosas”. Por un momento me arrepentí de vestirme con la falda blanca entallada y corta que llevaba, medias blancas a medio muslo una blusa negra semitransparente que mostraba mi bra de media copa que realzaba mis tetas que el pequeño saco blanco no alcanzaba a tapar. Pensaba en retirarme pero nuevamente Lucifea me detuvo.

Un par de horas más tarde casi todos se habían retirado.

_ Lucy ahora si me retiro, le dije

_ Espérese Susy ya estamos por terminar, acompáñeme un poco más y nos vamos juntas en un momento.

De pronto alguien me saludó :

_ Buenas noches Sra. Susana

Era don Lupe el vigilante que ya había llegado.

_ Que tal Don Lupe como está ?

Listo Susy ya podemos irnos ya llegó Don Lupe y los últimos borrachos se han ido.

Muy bien Lucy Ya vámonos.

Ya no tuve oportunidad de despedirme de Don Lupe; pero sentí algo raro como escalofrío cuando lo vi

Cabe aclarar que durante las semanas que pasaron después que deje definitivamente a mi marido, algo cambió en mi, antes, cuando vivía con Sergio, me gustaba coger lo disfrutaba pero cuando no lo hacíamos, no lo deseaba o lo buscaba, a decir verdad cogía solo cuando Sergio quería.

Pero ahora después que salía de trabajar, después de ver a todos los hombres con los que trabajaba y que sabía que muchos me deseaban, camino a casa sentía un cosquilleo entre las piernas y casi no había noche que no tuviera un encuentro con mis juguetes y vibradores.

Cuando salimos del taller Lucy y yo caminamos hasta la esquina

_ Chin Susy allí está el Felipe, quiere conmigo y no sé que hacer.

_ No hay problema Lucy, ve con él, yo estaré bien.

Ella caminó hacia el Felipe y ambos se fueron, me quedé parada por un momento, me acomodé la blusa, me ajusté bien mi brassiere y mis medias y alisándome la falda regresé al taller.

Antes de tocar la puerta ésta se abrió.

_ Sabía que regresarías, me dijo Don Lupe

Entré de inmediato y cerré la puerta. Don Lupe me tomó de las caderas jalándome hacia él, me abrazó me besó suavemente, bajó sus manos y las colocó en mis nalgas, comenzó a subir mi falda, metió sus manos bajo mis pantaletas. Ese cosquilleo que sentía por las noches aumentó.

Me desabroche la blusa, él me besó con más fuerza, sacó sus manos de mis nalgas y ahora sacaba mis grandes tetas librándolas del opresor brassiere; las sobaba y me pellizcaba los pezones luego las chupaba y las mordisqueaba, volvió a bajar sus manos y nuevamente me agarró las nalgas, de pronto las separó y me metió un dedo en el culo.

_ Ahhh siiiiiii Lupe Lupe siiii mételo mételo maaasss, cómeme las tetas chúpalas asssiiii

Con su dedo en mi culo y su boca en mis tetas sentí que me venía, casi gritándole le dije :

_ Cógeme Lupe cógeme

Me llevó al cuarto de corte y me sentó en la mesa,me quitó el saco y la blusa , mis senos quedaron al aire y él continuó mamándolos.

_ Me encantan tus pechos Susy, toda tú me vuelve loco pero tus tetas ufffffff

Me subí la falda como pude y tiré mis pantaletas hacia abajo entonces dejo de chuparme las tetas y terminó de bajarlas él. Me tenía sentada sobre la mesa con las piernas abiertas cubiertas con mis medias de nylon blanco con encaje sobre mis muslos, mi panocha frente a su boca…

_ Siiiiiiii cómeme mete tu lengua dame más aaggghhhhh sssiiiiiii

Metió un dedo en tanto chupaba mi clítoris, me volvía loca, estaba a punto de venirme

_ Sigue Lupe sigue por favor ohhhh si siiiiiiiiiiiiiiii

Me pellizcaba mis pezones me apretaba las tetas el seguía mamándome la panocha.

Ya no aguantaba más Y ME VINE aaGGGHHHHHHHH SSSIIIIIIIIIII SSSIIIIIIIIIII

_ Si Lupe sigue cógeme ahora cógeme

_ Solo un momento Sra. Susana.

Me acostó boca arriba sobre la mesa, con mi cabeza hacia la orilla; aproveché para bajarle el cierre del pantalón quitarle el cinturón y sacar su verga…

Ahh que dura la tenía en ese momento con su enorme cabeza queriendo explotar. Trataba de metérmela a la boca pero esa cabezota tan grande lo impedía, con la lengua la recorría desde sus bolas hasta la punta y poco a poco logré abrir lo suficiente la boca y la metí dentro.

Cuando Lupe sintió que su verga ya entraba en mi boca me jaló más, mi cabeza colgaba fuera de la mesa. Acercó su gran miembro a mi boca y comenzó a meterla despacio primero y con fuerza después; ya no le mamaba la verga,¡¡ él me estaba cogiendo por la boca!!

Era increíble lo que ocurría, por un momento sentía que me ahogaba pero mi deseo porque la metiera más y más y me llenara la garganta con esa gruesa verga se oponía al miedo de ahogarme.

_ Agggghhhhh aghhhhhhhh solo me escuchaba “decir”

_ Eso es señora cómasela más, más sisisisisisi ohhhhhhhh.

Me daba cuenta que Lupe lo disfrutaba enormemente y eso me llenaba de satisfacción, sentía la entrepierna sumamente mojada.Pensé que se vendría pero se controló y la empezó a sacar de mi garganta.

_ No aún no Susana aún no.

_ Cójame entonces Don Lupe, ya métame la verga, estoy que ardo no aguanto más.

Me bajó de la mesa y me llevó a un pequeño cuarto atrás de la sala de corte. Había una pequeña cama en medio de el.

_ Espéreme aquí, voy a cerrar bien y a soltar a los perros y regreso.

_ Los perros?, le pregunté.

_ Si claro,ahora tengo dos, el duque y el rey. Si se acuerda del duque, no?

Salió del cuarto y me quedé esperando y pensando : “que si me acuerdo del duque” como no lo voy a recordar suertudo perro si fue el que estrenó mi culito.

_ Ya estoy aquí hermosa señora.

Se acercó y delicadamente me besó en los labios a la vez que terminaba de quitarme el brassiere, bajó el cierre de la falda y ésta cayó al piso. Me quedé solo con medias de encaje y mis zapatillas. Se retiró un poco y me volteo, miraba mi espalda y mis nalgotas, ahora de frente fijaba la vista en mis senos y en mi poco vello de la panocha.Lo ví como se excitaba tan solo de verme, sin tocarme solo de verme . Yo lo tomé de la verga y lo jalé hacia mi, me abrazó, me besó apresuradamente tocándome, ahora sí, todo el cuerpo. Se puso a mis espaldas y acercó su enorme verga entre la raya de mis nalgas, la subía y bajaba, yo comencé a desesperarme…

_ Ya Lupe métela por favor cógeme, quiero esa vergota nuevamente dentro de mi.

Me empujó hacia la cama, hincada sobre ella me abrió las piernas, puso la punta de su pitote en la entrada de mi vagina, empujaba muy despacio, poco a poco, poco a poco. Metió solo la cabeza y se quedó quieto por un momento, entonces yo me empujé con fuerza hacia atrás y me metí casi la mitad de su pito.

_ Aaaaaahhhhhhhh eso es asi métela métela toda tooddddaaaaaa

Me tomó de las caderas y empujo introduciéndola por completo. Me volvía loca de gusto de volver a tenerla dentro mio. Empezó a moverse con fuerza, más y más fuerte. Sentía como rozaban sus pelos con mis nalgas,como empujaba ahora, parecía que quería atravesarme con ese enorme verga.Gemía o gritaba? Cada vez más fuerte, pedía yo más y más; él cumplía cabalmente.

_ SSsssssi asssi maaas mmmasssss duro duuuroooooo maas todo todoooo assi papi asi papito cógeme cógeme dámela toda tooodddaaaaaaa ohhhhhhhh sisiiiiiiiiiii.

Sentí un fuerte espasmo como si me faltara el aire y después de un gran grito, me vine una vez más.

_ Aaagghhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

Caí sobre la cama con la verga aún metida bien metida en mi vagina. Él sobre mi espalda no se movía, me besaba la espalda, el cuello…

Ahora boca arriba se subió sobre mi; abrió un poco mis piernas y con calma nuevamente me metió su verga. Cerró mis piernas y las abrazó con las suyas. Sentía su duro pito como lo apresaba yo por completo; comenzó a moverse primero de un lado a otro y despacio de fuera hacia dentro, me besaba en los labios suavemente, luego me chupaba las tetas, mordisqueaba mis pezones, me excitaba mucho ese suave movimiento, su gruesa verga aplastaba mi clítoris poniéndome muy caliente una vez más.

_ Oohhh si sisisisi suave sssiiiiii

_ Le gusta así Doña Susy ? le gusta como me la estoy cogiendo?

_ Ahhh Don Lupe sssiiiii me encanta todo lo que usted me hace ohhhh sisisisisi

_ No sabe como la extrañaba señora, sabía que nuevamente nos veríamos pero no cuando, debía tener paciencia.Pero sabe? No solo yo la extrañaba

_ Aaaahhhh nnooo? Assi ssiga ssiiiigaaaaa

Don Lupe aceleró su movimiento, pensé que ya quería venirse; me abrió las piernas levantándolas en sus brazos, metió profundamente su verga

_ Assssii Papitoooo assssiii asssiiiiiiguueeeeeeee másssssssss damelaaaaa todadddddddaaaaa cógemeeeeee fuerteeeeee damemaaassssss asssssiiiiiiiiii vente vvvvennntttteeee yyyaaaaaaa yaa ppapppiiiiiiiiii OOOOOOOOOOHHHHHHHHHHHHHHHHHH

Se vino Don Lupe llenándome la vagina de su lechita ardiente. Sacó su verga semiflácida de mi panocha y la puso frente a mi cara, sabía bien que quería, la tome con mi boca y con mi lengua la limpié completamente tragándome algo de su leche que aún salía por el ojito de su enorme cabeza.

Se recostó junto a mi, no empezamos a besar desesperadamente él me decía cuanto le gustaba y lo feliz que lo hacía al aceptar coger con él.

_ Tu también me haces feliz Lupe, llegaste a mi vida cuando yo necesitaba de alguien como tú. Y entiendo que me extrañes, pero hace rato me dijiste que alguien más me extrañaba.

_ A si hay alguien más que te extraña así como yo.

_ Si ? y quién podrá ser?

_ No lo imagina señora Susy?

_ No claro que no ( aunque pensé que hablaba de Pepito, el niño que me cogió aquel día que apareció Don Lupe)

_ ¡ Pues el Duque !

_ Que ? el duque? Si como no, y “hablaste” con él y te dijo que me extrañaba, no?

_ Bueno no con palabras, pero lo conozco desde cachorrito y se que piensa, como si me “hablara”

_ Mire, desde aquel día, el duque por las noches cuando lo suelto de inmediato va a su lugar, a donde usted trabaja y da vueltas y vueltas buscándola, da un pequeño aullido casi gemido y se sale al patio. Esto lo hace diario.

_ Oh que bien, y en su “charla” con el , que le dijo?

_ Pues algo sencillo, quiere que usted sea nuevamente su perrita !!

_ Ja ja ja ja ja ja si como no; su perrita ehh? Jajajaja

Me moría de la risa con lo que Don Lupe me decía del duque, de pronto se oyo mucho ruido en otro cuarto. Don Lupe salio a revisar. Cuando regreso me dijo que eran los perros que estaban inquietos, que el duque ya me había olido y sabía que estaba yo aquí.

_ Don Lupe le hago una pregunta en serio ?

_ Lo que usted pida Doña Susy

_Verdaderamente quiere usted verme coger con su perro? No le molesta aunque sea un poco compartirme con alguien mas, aunque en este caso sea un perro?

_ Caray Doña Susana, le agradezco enormemente que piense que de alguna manera yo crea que usted me pertenece. Nada mas alejado de la verdad; usted es una dama hermosa y de clase y yo no aspiro a nada que no sea servirla como a usted le plazca.Y por otro lado, si, si me gustaría verla nuevamente con el duque.

Me quedé pensando, el duque, condenado perro bien que se aprovecho. Pero recordaba su verga,también grande y gruesa y su enorme bola.Ohh se me empezó a calentar la cola.

_ Seré su perra Don Lupe, nuevamente seré su perrita !!!

Salió don Lupe casi de inmediato apareció con el Duque, que hermoso perro, traía unos guantes en cada una de las patas – “para que no la lastime” – me dijo Lupe.

Lo soltó y el perro corrió hacia mi, trepó a la cama, me lengüeteaba la cara, luego los senos, queriendo ir más abajo , me recosté el Duque enseguida se fue a la entrepierna, al sentir su rasposa y suave lengua en mis labios vaginales, abrí las piernas.

_ Sssssi Duque ssiiii chupppaaaameperrito chúpame

El Duque estaba parado al lado mio, con mi mano intenté tocarle su miembro que en ese momento se asomaba ya la punta del mismo. Como pude me voltee un poco para meter mi cabeza bajo sus patas, entonces me acerque cautelosamente y con mi lengua le toque la punta de su verga.El duque reaccionó y empezó a crecerle la verga; con mas confianza con mi lengua le recorría todo su miembro.

Me sentía nerviosa pero dispuesta a dejarme que ese animal nuevamente me cogiera, con las lengüetadas que me había dado mi panocha estaba muy húmeda. Me enderecé y me puse en cuatro patas mostrándole el culo al duque, reaccionó enseguida brincando sobre mi, me abrazó con sus patas delanteras comenzando a picotearme las nalgas con su vergota.

_ Por donde prefiere Sra. Susy, por donde quiere que se la coja el duque?

_ Déjelo Don Lupe, que elija él.

Me picaba las piernas, cerca del culo, pasó cerca de mi panocha,hasta que por fin entró,nuevamente me romperí el culo!!!!!

_ Ayyyyyyyy siiiiiiii siiiii dale perrito dale

En cuanto el Duque sintió haber entrado empujo con fuerza una y otra vez, yo sentía una presión tremenda cuando su enorme bola me desgarraba el culo. Sentía dolor pero también gran placer.

_ Ohhhhh Duque perrito lindo que pitote, sssiiiiiii que rico

_ Te gusta lo que ves Don Lupe. Esto es lo que querías?

Se acercó al perro tratando de calmarlo para que no desprendiera bruscamente su bola y me dañara más.Así permaneció unos minutos hasta que salió su bola, me escurrió por las piernas todo el semen del Duque.Me fui de boca sobre la cama, me temblaban las piernas y el culo me ardia,

_ Como se siente doña Susy,le ha gustado?

_ Mucho Don Lupe mucho. Por cierto, y el rey? Por qué no trae al rey?

_ Esta segura? El rey es un perro más grande !!

_ No importa, tráigalo !!

No sé que me ocurría, de pronto toda la cachondez y la calentura de toda mi recatada vida me asaltaban. Estaba dispuesta a todo en ese momento.

Cuando llegó el Rey casi caigo de espaldas, vaya que era grande el animalito; como estará su verga, pensé. Soltó al Rey y se llevó al Duque. Aquel camino hacia mi , me olia por todos lados y como el Duque, pasaba su lengua por mi culo y mis piernas mojadas aún con el semen del Duque. El Rey aunque más grande era más dócil, fácilmente lo acosté de lado para tocarle su verga.

Su pito comenzó a crecer más y más, era verdaderamente muy grande.

_ Métalo en su boca suavemente y termine de pelárselo por completo; haga que salga su bola, eso es así, así…

Ummmm que delicia chupaba ese enorme pene que recorría desde la bola hasta la punta. Su verga estaba completamente erecta mediría unos 30 cm. ¡¡ tendría que metérmela en el culo !!!

Me acosté a su lado entre sus patas traseras, pegué el culo a su pitote tratando de meterlo.

_ Espere Susy yo la ayudaré.

_ Si Don Lupe métame la verga del rey

Con su verga adentro de mi me empecé a mover levemente, despacio, no quería que el Rey se fuera a parar, pero también que no me fuera a lastimar

_ Asi Don Lupe ya entró ahhhhh ssiiiiiiii siiiiiii ooohhhhhh mmmmaaassssssss mmmaaasssss.Te gusta lo que ves Don Lupe? Esto querías verdad?

_ Si Susy si, mira como me he puesto, ya me duele de lo dura que la tengo.

_ Ven papacito deja que te de una buena mamada ohhhhh vvveennnn vennn

Don Lupe me puso su verga en la boca y a mamar y mamar oohhhhhh siiiii

Estaba en la gloria, con esa enorme verga del Rey en el culo y la cabezota del pito de Don Lupe en mi boca, me escurría la panocha de otra venida.

_ Venga Don Lupe deme su verga métala en mi panocha

Se colocó frente a mi y con cuidado de no sacar la verga del Rey de mi culo, me ensartó su cabezota por la vagina-

_ Aaaaaggggghhhhhhhhh ssssiiiii siiiiiiii cojame cojame Don Lupe asssiiiiiiiii mmaaaassssssssss

Don Lupe empujaba con fuerza y a su vez hacia que la verga del Rey entrara más en el culo.Lupe me besaba y me mamaba mis senos y entraba y salía con su preciosa verga de mi vagina. Me miraba fijamente y gemia también, sentí que se ponía tieso, pensé que estaba a punto de venirse, esto me excitó mucho lo abrazé y besándolo en la boca nos venimos juntos, creo que con el espasmo que sentí apreté tan fuerte el culo que El Rey dio un gemido y también me lleno de semen todo el culo.El perro se paró sacó su pito de entre mis nalgas y salió del cuarto

Ohhhhh Don Lupe que gran cogida me han dado tus perros y tu.

Nos abrazamos y así acostados nos dormimos. Al amanecer vi que el Duque se habiá dormido con nosotros estaba en los pies, vi que Don Lupe se paró y se metió al baño, escuché el agua de la regadera, me paré también y el Duque se despertó, se me acercó y me comenzó a lamer la cara, que hacer, me pregunté…

Me puse en cuatro el Duque entendió en el acto, se me trepó y sacó su verga picándome el culo trató de meterla, pero metí mi mano entre mis piernas y tomando su verga la metí por mi vagina, el Duque se movia fuerte más fuerte hasta que su bola me atravesó el sexo.El Duque se volteo a esperar venirse…

_ Muy bonito, muy bonito Doña Susana jajajaja aprovechando el tiempo verdad jajaja

Asi me dijo Don Lupe saliendo del baño y si así era ahora aprovecharía mi tiempo para dejar de ser La esposa de Sergio.

Leave a Reply

*