¡Toda Mía!

En un instante choca tu mirada con la mía.. de pie frente a ti siento tus piernas rodear mi cintura mientras apoyas tus manos en mis hombros invitándome a despojarte de esa camiseta que se interpone entre tu cuerpo que se ha vuelto mi mayor adicción y yo. Beso tu cuello llegando a tu oído diciéndote /sin susurrar/ lo excitada que me tienes con tan solo olerte, y es que tu olor, ese tan tuyo, tan característico, tan maravillosamente único..

Se te escapa una sonrisa de esas que solo tú tienes, esas que invitan a pecar a tu lado.. dejando de alargar mi agonía tomo la orilla de tu camiseta con las manos, subiéndola de a poco, deleitándome con cada centímetro de tu piel al descubierto.. el contacto de mis labios con tus ya erectos pezones te obliga a apoyar tus manos sobre la mesa arqueando la espalda.. el sentir tu respiración acelerada y la presión con la que tus piernas aprisionan mi cuerpo, mientras una de tus manos se apodera de mi nuca para evitarme así separar más de la cuenta mi boca de tus senos, no lo sabes, pero no es mi intención separarme de ellos! (al menos no en este momento). Mis manos, que por fin se deciden a dejar la quietud en la que se encuentran, recorren tus piernas tratando de transmitir con caricias lo mucho que desean hacerte sentir la manera en la que tu cuerpo encanta todos mis sentidos, y las recorro a mi antojo llegando a tus gluteos (mi mayor debilidad): acariciando, apretando, acercándote más a mí, aprisionándote entre mi cuerpo y mis manos.. llego a tu espalda y el sentirte temblar me enloquece.. a la par qué mis manos suben por tu espalda, mi boca desciende por tu abdomen llegando a tu ombligo invitador a besar, a introducir mi lengua en él.. robándote una risita nerviosa y mientras mis manos se adueñan de tus senos, mi boca lo hace de todo lo qué tu mediana desnudes me permite, mis manos sin prisa pero si con mucho desespero encuentran el broche del pantalón, despojándote de él.

Tenerte sentada sobre la mesa con una tanga como única prenda y con ese brillo especial en tus ojos, el brillo del deseo, provoca en mí una revolución de locura! Deseando anticiparme a lo que sucederá.. recorro tus piernas desnudas con mis manos, llegando a tus pies bajando a la par de mis manos me propongo un viaje de regreso a ti.. besando todo a mi paso intercalando un pie con otro.. besando, mordiendo, disfrutando.. mientras mis manos más ansiosas que mi boca comienzan acariciando con lentitud la cara interna de tus muslos rozando tu humedad.. llenándose de vida.. a base de besos, caricias y pequeñas mordidas llego a tu tan preciado por mí: ¡Tesoro! En contraste con el desespero que tengo comienzo a despojarte de la última prenda que llevas con gloriosa parsimonia. Mientras lo hago, no puedo evitar llegar a tu boca de nuevo y probar tus labios tan olvidados por mí en mi recorrido por tu cuerpo.. y siento tus piernas aprisionarme en ti y esa humedad tuya tan al natural llega a mí.. ese contacto con tu piel provoca un tremendo escalofrió en mí.

Me besas y un: “Hazme tuya”, se escapa de tus labios.. logrando subirme al cielo en un segundo.. y entre besos con una prisa devastadora desciendo por tu cuerpo posando mi rostro en tu entrepierna llenando mis pulmones con tu olor.. mi lengua comienza un recorrido lento en la batalla por sentirte completamente.. tus suspiros me motivan a más.. sentir tus manos sobre mi cabeza hacen que pierda la poca cordura que en este momento me queda.. mi lengua comienza la búsqueda de tu detonador, perdiéndose a propósito por momentos.. llegando a tu clítoris ¡Por fin! Mi boca comienza un deleite de sentidos largo. Mi música de fondo: tus suspiros mezclados con gemidos, que agudizan mis sentidos. Siento tu cuerpo temblar, un espasmo se apodera de ti advirtiéndome que un orgasmo se aproxima y las ganas de besarte crecen en mí. Mi mano ocupa el lugar del que hasta entonces mi boca celosamente se sentía dueña, y te beso al mismo tiempo que uno de mis dedos entra en ti.. comenzando un vaivén, mientras mi pulgar no desatiende a tu clítoris (que ahora me pertenece), y un dedo más se une a la tarea de sentirme dentro de ti! ¿Mi boca? Mi boca no te da respiro, acallando con un beso tu orgasmo, sintiéndolo con todo mi ser y mis sentidos.. separas tu boca de la mía, solo para tomar aire porque al igual que yo no deseas terminar este beso.. Tomas mis manos rodeando con ellas tu cintura acercandome a ti, acurrucarte en mi, mientras tu cuerpo se repone de tan apoteósico suceso.. susurrándome al oído un: ¡Te Amo!

¿Cuántas veces te he dicho Te Amo? ¿Cuántas veces te lo seguiré diciendo? Voy a dormir amor, tengo ganas de verte.. eres quien vive en mis sueños, eres quien los escribe, la que los dirige, la que los empieza y los termina.

Leave a Reply

*