Todo por no tener seguro

Muy buenas a todos, desde este medio os hago saber de mis experiencias y anécdotas, me gusta contárosla o al menos lo intento de tal manera que os la podáis recrear en vuestra mente. Son relaciones esporádicas solo y exclusivamente para sexo, reales como la vida misma y por lo tanto no suelo buscar amistad.

Como bien sabéis soy casado considerándome bix, no suelo poner pegas entre las mujeres… menos por la edad, como hombre me gustan todas en general, suelo hacer gozar y satisfacer a aquellas mujeres que lo deseen, no busco la experiencia de una mujer madura sino también la inexperiencia de una joven e incluso la ignorancia de las casadas, aquellas que buscan algo de morbo… aquellas que por la curiosidad desean algo más.

Os debo de confesar que siempre me he esforzado en mejorar, aprovecho cualquier circunstancias que me pueda llevar a una experiencia, no importándome si es una o varias… sí ha dado lugar. Desde hace un tiempo he llegado a pensar que quizás sea por mí bisexualidad, circunstancia que me ha permitido no solo conocerme a mí mismo… sino me ha permitido conoceros mucho mejor, sabiendo lo que os atrae dependiendo del momento.

Comenzare… vale, el pasado puente del mes de febrero del presente año, me marche como es lógico a la playa con mi familia. Cuando regresamos el domingo nos encontramos con la faena, no siendo esta otra que encontrarme la terraza completamente manchada de pintura… blanca: barandilla, suelo, toldo hasta las plantas. Tanto mi mujer como yo pusimos el grito en el cielo, llamando al seguro rápidamente e incluso poniendo una denuncia a la misma policía. Apareciendo rápidamente ante esto último el causante, no siendo otro que el vecino del 5°D. Este rápidamente me suplico que retirara la denuncia y tras un intercambio de documentación, me aseguro que su seguro de pondría en contacto conmigo.

Mis vecinos son jóvenes ante mí edad, desde que nos conocimos como es lógico confianza no tenemos, pero son de esos que en la piscina de la comunidad entre cerveza y cerveza me hizo saber que se casaron jóvenes. A día que hoy tienen el 33 y ella 27, el pasado verano me confesó que las cosas no iban muy bien por su casa, ya que últimamente tiene mucho trabajo y esto implicaba no solo llegar a casa tarde, sino tener incluso que viajar de vez en cuando, no intimando mucho más.

Bueno continuo con lo ocurrido, pasaron algunas semanas desde su promesa… semanas que su seguro no se puso en contacto conmigo, pero ya no solo fue eso sino que mi vecino me rehuía. Recuerdo que fue mi propia mujer quien me hizo saber que ella se encargaría… cosa que deje, pero pasado unas semanas y no ver resultado. Volví a preguntarle a mi esposa… contándome mi mujer que tras hablar con la mujer de mi vecino, esta se le echo a llorar contándole una serie de injusticia que según mi mujer era muy creíble (llegando a pensar donde coño tenía la cebolla).

Pero yo no soy de los que se traga las patrañas y mentiras, más aun cuando la mujer de mi vecino conduce un Peugeot 308 cc de color gris metalizado deportivo. Pero no solo era por esto por lo que desconfiaba, sino por el aumento de pecho de esta y algunos retoques mas, retoques que el pasado verano pude comprobar en la piscina cuando esta “hija de puta” se ponía un bikini de esos tipo brasileño… uuuffff, menudas tetas y que culazo… mmm.

Continuó, tras encontrarme a mi vecino nuevamente y este decirme que ya había hablado con el seguro y que sólo era cuestión de días en que se pusiera en contacto conmigo. Le eche en cara porque motivo su mujer le dijo a la mi mujer… tales mentiras sobre su situación, aún recuerdo su rostro desencajado sin saber que decir, acabando por disculpar a su mujer en su nombre.

Pero qué queréis que os diga, yo me sentía aún más engañado que al principio y viendo que este se introducía en su vehículo y se marchaba al trabajo. No se me ocurrió mejor idea que buscar a la mujer de mi vecino y pedirle explicaciones, nada más presentarme en la puerta y llamar al timbre, esta me abrió al tiempo que soltaba…

– “Dani cariño que se te ha olvidado”.

La visión de mi vecina cuando abrió la puerta era de película, mi vecina llevaba puesto un conjunto de pantaloncito y camiseta de seda, la muy cabrona estaba aun con la vestimenta de dormir… uuummm.

No me lo pensé dos veces y entre sin ser invitado, esta continuaba callada mas por la expresión de su rostro que no me esperaba. Aprovechando la situación le pedí explicaciones… esta más que hablar balbuceaba, comencé a avasallarla mediante preguntas… acabando por amenazarla por ir a la policía y denunciarlo por fraude e injurias.

La chica acabo por explotar… comenzando a llorar, explicándome que solo lo hacía por su matrimonio que todo fue por culpa suya. Que hay cosas que Dani su marido no sabe, pretendiendo que continúe igual y acabando la frase se levanto, camino hacia mi… mirándome, preguntándome muy decidida y con una mirada dominante y perversa, me soltó…

– “¿Qué es lo que deseas realmente, yo por mi marido y por conservar mi matrimonio, hago lo que sea?.

Callé… más por qué no me lo esperaba. Mi vecina mirándome a los ojos esperaba una contestación mía, contestación que no me atrevía a decir al tiempo que sin poderlo evitar, fije mí vista en sus tremendos senos… uuummm (me dolía la polla y todo).

Está notando mi mirada fija en sus senos, cogió y se desprendió de la parte superior de su pijama al tiempo que me soltaba…

– “Todos los hombres pensáis en lo mismo”.

Dicho esto me mostro sus esplendidos senos, solté…

– “Joder… uuummm”.

La gran verdad es que mí polla temblaba de excitación. No pude evitar preguntarle los motivos de su operación, diciéndole…

– “Porque te operaste si tus senos eran perfectos”.

Ella me contesto…

– “Siempre he deseado tener grandes pechos, ya que escuchaba a algunas amigas que cuando una tuviera hijos, perdería el tamaño de mis senos. Queriéndolo ahora tenerlo y aprovecharme de ellos”.

Ante su respuesta, naturalmente calle y esta tras mirarme, volvió a preguntarme…

– “Solo deseas esto… solo quieres ver mis senos, creí que deseabas algo más”.

Conteste… “Claro que deseo algo más, lo de enseñar tus senos ha sido cosa tuya”, dije y continúe…

“Quiero que te quites también el pantaloncito y me enseñes tu esplendido cuerpo, quiero admirar tus nalgas y la belleza de tanto escondes”.

Contestándome mi vecina… “Por favor soy una mujer casada, no creo que quieras aprovecharte de mi cuerpo, mi marido vendrá en cualquier motivo”.

Respondiéndole… “Tu calla y obedece, tu marido tardara en llegar o al menos eso me ha hecho saber. Si deseas que me marche lo hago ahora mismo, pero volver con un par de agentes de policía… tú decides”.

Su decisión no se hizo esperar… más al ver como esa esplendida mujer comienza a deslizar ese pantaloncito, quedándose completamente desnuda… mmm. Me mostro como estaba depilada con un pequeño tatuaje de un demonio con tridente junto a su pubis, avergonzada se giro cuando se lo ordene y pude contemplar sus nalgas. Camine hacia ella aunque nervioso me mostré decidido, alce el brazo hasta que pose mi mano en sus nalgas… soltando esta un quejido.

Pose al mismo tiempo mi rostro sobre su hombro y comencé a deslizar mis labios desde su hombro derecho hacia el izquierdo… mmm, ella suspiraba levemente y continuaba callada. Ascendí mis besos hasta su cuello e incluso llegue a su oreja, bese y chupe su lóbulo… soltando ya un gemido.

Desabroche el cinturón, desabotone el botón de mi pantalón, baje la bragueta y saque del interior de mi pantalón… mi miembro, comenzando a deslizarlo por sus nalgas… cosa que ella acepto al separar sus piernas… mmm. Tras soltar mi miembro conduje mi mano derecha hacia su coñito al tiempo que la izquierda a su pecho izquierdo… mmm, magreando este último y pellizcando su pezón al tiempo que comencé a hacerle un dedo… ooohhh.

Escucho como gime escapándosele algún jadeo… pidiéndome que la respete, suplicándome que no la mancille, implorándome que al menos no le deje marcas algunas… no deseando muerdos, bocados o moretones. Sollozando que llegado el momento no me viniera dentro de ella… pues es su semana fértil, cosa que me sorprende pues aun no hemos llegado a ello y aun menos lo he mencionado, pero dadas sus palabras seguro que lo desea… mmm.

Recuerdo que le hago darse la vuelta y esta evita mirarme… cerrando sus ojos, vuelve a suplicarme que no la bese su boca… cosa que no hago caso, pues lo primero que hago es comenzar por darle varios pikitos. Continúo por besarle e intento introducir mi lengua dentro de su boca al tiempo que magreo con ambas manos sus enormes senos… aaahhh, presiono mi pelvis contra su pubis con la intención de que mi tronco se restriegue contra su vulva… mmm.

Le como al oído y le hago saber que tengo hecho la vasectomía al tiempo que mi mano derecha suelta su seno y la dirijo a sus nalgas… mmm. Siento como su mano se apodera de mi miembro y como poco a poco comienza a masturbarme… uuummm, haciéndome saber ella que nada más consumir el acto me marcharía, comenzando ella a acelerar la masturbación… uuummm.

Comencé a agacharme lentamente al tiempo que besaba su piel, deteniéndome más de la cuenta en sus senos… en cada uno de ellos. Continuo descendiendo hacia su vientre… momentos que ella deja de magreármela, llego a su ombligo y pubis… mmm, separo sus muslos al tiempo que introduzco mi rostro entre estos… uuufff, ella se estremece y sin pudor alguno jadea de gozo.

Chupo su vulva al tiempo que jugueteo con sus labios vaginales… llegándole a introducir algún que otro dedo, siento sus manos en mi nuca… oprimiéndomela a modo de que no me aparte. Deduciendo que pronto obtendría el orgasmo y tras comenzar a lamer con fluidez, siento como emana de su interior al tiempo que tira de mis cabellos… aaahhh… ooohhh… aaahhh.

Mientras se va reponiendo jugueteo con sus nalgas cosa que no es de su agrado, haciéndola girar finalmente y tras separar nuevamente sus glúteos… ooohhh, comienzo a lamer entre estos y chupar su orificio anal. Entre convulsiones se estremece y suplica que me detenga… cosa que no hago, continuo pero ya ayudándome de algún que otro dedo, suplicándome una vez pero en esta ocasión que la penetre ya… aaahhh.

Miro el reloj y compruebo del tiempo que dispongo, presiono mi glande sobre su orificio vaginal y con lo mojada que esta… mmm, acaba por entrar sola sin oposición alguna… uuummm. Acabando por tirarla al suelo y penetrarla desde atrás al estilo perrito, soltándome ella…

– “Uuufff… ooohhh… aaahhh, despacio por favor… despacio… ooohhh”.

Para nada deseo ir despacio y le hago saber si le gusta la posición, cosa que ella me suelta…

– “Mejor me hubiera gustado yo arriba o tu arriba… aaahhh”.

Contestándole… “Penetrándote de esta manera puedo sacarla a tiempo y echar mi corrida fuera, penetrándote como tu quiere no te prometo nada… uuuffff”.

– “Fóllame como tú quieras, no dices que tienes echa la vasectomía. Entonces que pega tienes a correrte dentro de mí… ooohhh”.

Dicho y hecho, me retiro de detrás de ella y tras sentarme en el suelo… es ella quien se acopla, comenzando a moverse al compas que ella desea. Joder como se movía la vecina… fue tal que no pude aguantar mucho más de quince minutos, descargue dentro de ella al tiempo que ella entre alaridos y jadeos obtuvo su orgasmo, quedándonos ambos sentados con claro rostro de satisfacción.

Tras recomponerse y levantarse… pude observar como mi leche le salía de su orificio vaginal y descendía por la parte interna de sus muslos, pensé que cargaditos iban mis huevos… mmm. Mi vecina con pocas palabras me pedía que su parte ya lo hubiera consumado y que ahora me tocara irme, pues deseaba tomar una ducha a modo de limpiar todo rastro de mí en ella. Cosa que le pedí que acompañarla y que esta me negó, teniéndole que enseñar que aun no estaba del todo consumado pues mi polla aun continuaba erecta… mmm.

Dejando lo mejor ella para el final… pues cuando esta se arrodillo y tomo mi miembro, casi me desmayo al ver la habilidad que tenía la vecina. Se trago mi miembro hasta sentir su nariz en mis genitales, sacándolo y al tiempo que lo pajeaba con una mano con la otra magreaba mis testículos y se ayudaba a introducírselo en su boca… aaahhh. Mientras hacia su enorme labor… uuufff, me decía…

– Debes saber que en mí vida, no ha habido otro hombre que su marido, pues nos conocemos desde pequeño en el pueblo”.

Tragaba y pajeaba hasta que quise apartarla ante mi orgasmo, cosa que ella no deseaba y descargue dentro de su boca, tragando esta hasta la última gota y dejándome mi polla limpia. Mientras me vestía esta me soltó…

– “Ya estamos en paz… No, ahora retiraras la denuncia y pedirás a tu seguro que no continuas con el parte. Me lo prometes… verdad”.

Contestándole… “Siiiií… tranquila vecina que por mi parte acabas de solucionarlo, no te preocupes que nada más llegar a casa llamare al seguro y diré que retiro el parte de siniestro”.

Pero lógicamente como cabrón que soy… cuando llegue a casa para nada me cumplí mi promesa, sino todo lo contrario… llame al seguro con la intensión de meter presión, llegue a amenazarles con quitarme del seguro si la gestión no se realizaba lo antes posible. Naturalmente pensé con la cabeza… pero no con la que tengo sobre los hombros, sino con la que me cuelga entre las piernas, pues pensé que si esta había accedido una vez podría caer hasta dos, cosa que finalmente no fue así pues me arrepentí. Aun sabiendo bien que mi vecina no puede demostrar nada de lo hemos consumado, sabiendo perfectamente que no podrá decirle a su marido nada y menos a mi mujer, sabiendo que puede ser que no sea mí última visita a su casa.

A día de hoy ya tengo arreglado los desperfectos causados, la relación con mi vecina se ha enfriado muchísimo a pesar de nuestro encuentro, pero delante de su marido finge naturalidad e incluso alegría. Aprovechándome algunas veces cuando vamos todos en el ascensor, sabiendo bien que nadie me ve… aprovecho para poderle acariciar tanto el culo como sus muslos… mmm, notando que para nada se retira y esta se deja hacer… ooohhh.

Bueno dos pequeñas pinceladas antes de marcharme, mirad ayer sábado la vi pasear junto a su marido frente a mi casa, pude verlos como se detenían junto a una familia de amigos de estos, llamo mi atención cuando mi vecina se inclino hacia el crio haciéndoles carantoña… “que tierno”. Llamando mi atención nuevamente su esplendido culazo, sobre todo con esa vestimenta tan provocativa que llevaba, no siendo otra que una camiseta de tiranta negra, pantaloncito de flores muy cortó y zapatos de tacón alto. Antes de continuar con su caminata, me di cuenta como se ha vuelto hacia mi piso… quedándose mirando, como si se hubiera dado cuenta que la observaba o quizás eche de menos nuestro encuentro… mmm.

Hoy domingo en apenas horas la he vuelto a ver en la piscina, estaba con uno de esos modelitos que suele llevar de bikinis brasileños, uno de esos que apenas ocultad sus vergüenzas… mmm. Ha habido momentos que no hemos podido evitar cruzar las miradas, momentos en que en uno de ellos… ella aprovecha por tirar de su prenda inferior de la parte de su ingle… ooohhh, pudiendo ver con claridad su depilado coñito y esta visión ha hecho que se me endureciera aun más… uuuffff (joder que culo).

Pero no escribo por los descarados movimientos sexy de mi vecina, sino por su descaro a la hora de pedirme que le echara crema, pues su marido en ese preciso momento estaba en el aseo… uuufff, aunque me negué fue precisamente mi mujer quien acabo por animarme… mmm. No imagináis el suplicio que me resulto echarle crema, volver a tocar ese cuerpo y ahora con la aprobación de mi propia mujer… uuufff… fue demasiado. Deslice mis dedos por su espalda… dejándolo caer por sus axilas hasta rozar de forma inconsciente con las yemas de mis dedos sus senos… mmm. Llegándome ella a soltar…

– “Ten cuidado vecino que tu capullo está saliendo por el pernil de tu bañador… mmm. Me dan ganas hasta darle bocaditos… ji ji ji”.

No pudiendo evitar la tremenda erección, no quedándome más remedio que meterme rápidamente en el agua… ooohhh, quedándome metido hasta que se me bajo… uuufff. Ahora escribo lo ocurrido pues adivináis quien me bajo la tremenda erección, sí… tuvo que ser mi mujer quien me hizo saber que vio la malicia de mi vecina. No quedándome otra que follarme a mí mujer con las ganas que deseaba cogerme a mi vecina, follándola a conciencia y con brutalidad… ooohhh, follándola sin necesidad de quitarme ni tan siquiera mi bóxer y acabar con ella con caricias, besos y jadeos, soltándome…

– “Que te ha pasado… me has violado, me has usado como sino fueras tu… me has hecho daño”, solloza y continua.

– “Tu polla estaba durísima… no me digas que no has notado que aun no estaba preparada, te ha dado igual y me has penetrado muy duramente”, dice.

Aunque le contesto entre excusas y no pudiéndole explicar mi comportamiento… aunque realmente lo sé, suplicándole que no volverá a pasar… cosa que mi mujer acaba por decirme.

– “Calla tonto… que me ha encantado, espero que lo vuelvas a hacer pero no con tanta fuerza, reserva algo para el segundo raund”

Bueno aquí os dejo hasta una nueva experiencia… vale, ya me contáis que os aparecido… espero que no seáis muy crueles conmigo. Mi email es Jhosua 1970 @ gmail . com, lógicamente va todo junto, hasta pronto.

Leave a Reply

*