Una noche muy especial

Este es mi primer relato, y sé que tendría que contar muchas cosas antes. También deciros que no soy profesional de la escritura, jaja.

Yo era una mujer casada, sin hijos, que llevaba una vida como la de la mayoría: mi marido, mis amigos y amigas, y mi trabajo. Pero hace unos meses le seguí el juego a una amiga que está medio loca, pero es mi amiga del alma, y entre en su juego. Ella llevaba un tiempo en internet en un juego sexual, del cual había saltado a chatear con el movil con alguien que conoció en ese juego. De hacer cibersexo, comenzó a hacer sexo real con desconocidos. Ella siempre ha sido más atrevida y lanzada que yo, pero creo, como tantas veces ocurre, la alumna supera a la maestra, y me vi haciendo y deseando experiencias cada vez más fuertes.

Tendría que comenzar desde el principio, pero lo voy a hacer con lo que viví este martes 28 de julio por la noche.

Hace alguna semana, en una salida de las dos solas, en la que ibamos a la caza, terminamos en la cama con dos chicos, pero no revueltas, jaja, en casa de uno de los chicos que conocimos ese día.

Mi amiga ya se encuentra desde hace días de vacaciones, y este martes me apetecia algo especial, y quedé yo sola con los dos chicos. Así que le dí una excusa a mi marido y….

No quería que los chicos pensaran desde un principio que iba a pasar algo, y aunque intento estar conmigo uno sólo desde el principio, les deje claro que no me iba a quedar a solas con nadie, yo tenñia en mente algo más, pero no quería ni que ellos lo sospecharan.

Los chicos estuvieron muy correctos todo el tiempo, me refiero a que si alguno iba con la intención de follar, no la mostraban. Tuve yo que sacar conversaciones picantes para que se mostrará algo. Y hablando, hablando, salió lo que a mi me interesaba, y es que con desconocidos es más fácil desinhibirse y hablar y experimentar cosas que no lo harías nunca con tu marido o tu pareja, salvo excepciones.

Los dos son divorciados y me hablaron de su experiencia con sus respectivas mujeres, y es lo que nos pasa a la mayoría, no damos rienda suelta a la imaginación y a la fuerza del deseo.

Como todos los hombres, les hice ver que nunca supieron de verdad los deseos de sus mujeres. Cuesta mucho abrirse a la persona con la que estas, y terminaron dándome la razón, pues me contaron cuales habían sido las fantasía que habían tenido con sus mujeres, y mas o menos fueron las mismas, al menos lo que contaron. Verlas con otra chica, hacer un trio con ella y otra chica mas, verlas con otro,…… Ir a un pub de intercambio.

Les hable de que mi marido estaría en el mismo caso que ellos. Y les hable de las fantasías y deseos que muchas mujeres tenemos:

Follar con un desconocido, estar con otra mujer, ser follada por varios, experimentar sexo en grupo, usar juguetes, follar con alguien de raza negra,…. Y sobre todo, que no se nos viera de mala forma porque también nos guste el sexo tanto como a los hombres, y que el sexo se vea como algo natural.

Les explique que “el que dirán o que pensaran de mi” nos paraba totalmente, y que porqué no se puede disfrutar con quien te apetezca de un rato de sexo de la misma forma que disfrutas tomando una copa. Y sobre todo les dije que a las mujeres no nos gusta sentirnos objeto de los deseos del hombre, aunque haya momentos que si, pero durante el juego.

Siguió la conversación y con el calor que hacia, pleno verano, les dije que porqué no me llevaban a un sitio mas fresquito y les sugerí que la casa de el, donde ya estuvimos una vez.

Llegamos allí y seguimos hablando de sexo, de experiencias interesantes vividas, yo les hable poco de mi. Jaja.

Seguimos con copas y les expliqué que no me desagradaría tener alguna experiencia más con ellos, pero que el inconveniente que había era si después de lo del otro día ellos me veían, nos veían a mi amiga y a mi, como amigas o como algo mas? Si veían de forma natural el que pase algo y luego nunca mas o bien cuando a nosotras nos apeteciera….

A esto, se les notaba sus paquetes abultados, y aproveche para poner una mano encima de cada paquete y les dije que a mi en ese momento me apetecía experimentar con los dos a la vez, pero lo que me paraba era lo que ellos pudieran pensar y como pudieran reaccionar. Y apretando bien los dos paquetes les di la n beso a cada uno y les dije que si lo veían como yo, podríamos seguir adelante.

Me preguntaron que si con los dos, y les respondí que porqué no, que eso lo hacía diferente, pero, apretándoles de nuevo, les dije que quería algo dulce, algo romántico,…. Y ahí comenzó ya todo. Comencé a besar a uno en la boca y luego a otro, yo no paraba de acariciar sus pollas por encima de la ropa, y ellos no se atrevían ni a tocarme, así que yo misma cogiendo sus manos las lleve a mis pechos para que comenzarán ya, tuve que llevarles sus manos a mi cuerpo para que comenzaran a acariciarme, y ya de verdad comenzó todo. Lo siguiente fue notar como deslizaban las manos por dentro de mi escote y entre mis piernas, acariciandome primero sobre el tanga, para luego ir apartándolo. Notaba una guerra de dedos por entrar en mi coño.

Sin dejar de besar a uno u a otro, comencé a desabrochar un pantalón y luego otro para sacarles sus pollas y comenzar a acariciarlas a las dos.

Me encontraba recostada en el sofá, con las piernas totalmente abiertas, facilitando el camino para que esos dedos se introdujeran dentro de mi y me dieran placer, mientras yo subía y bajaba mis manos en sus pollas y las apretaba por el gusto que me estaban dando.

Necesitaba probarlas, y baje inclinando mi cabeza hacia la que me pareció más grande y gorda y comencé a chupar su capullo mientras seguía masturbando la otra polla. De vez en cuando cambiaba de polla e invertía los papeles.

Les pedí que me comieran a mi también y casi se pelean, les tuve que decir que estuvieran tranquilos que podrían hacerlo los dos.

Así llegue creo que a dos orgasmos, comiéndome y metiendo su lengua y sus dedos uno, mientras me comía la polla del otro, y luego cambiando de sitio.

Estaban a punto de correrse los dos, lo notaba en el palpitar de sus pollas, y les pregunte si querían hacerlo ya o continuar con la fiesta. Los dos querían continuar.

Les pedí que nos fuésemos a la cama y que dejaran la habitación totalmente a oscuras para solo sentir.

Me acordé de mi amiga, y les pregunté que si les hubiese gustado que hubiésemos follado con ellos una al lado de la otra. Evidentemente dijeron que si, y les dije que quien sabe, quizás ocurra, o no, son otras fantasías de mujer, y nos fuimos a la habitación tras desnudarnos completamente y dejar la ropa en el salón.

Entramos en la habitación, y se estaba aún más fresquito que en el salón. Cerramos la puerta, apagamos la luz y bajamos totalmente la persiana y corrimos cortinas, y nos quedamos prácticamente a ciegas.

Me tumbe en medio de la cama, uno a cada lado mío, y pregunte quién seria el primero en penetrarme. Nueva lucha que notaba aunque no veía. Así que no quien cedió, porque no los veía, y comencé a notar una polla rozar la entrada de mi coño y comenzar a penetrarme poco a poco, aunque podría haberlo hecho de golpe porque estaba tan mojada y tan dilatada de haberme metido los dedos los dos a la vez que habrían entrado hasta sus dos pollas juntas.

Comenzó a entrar y a salir cada vez más rápido y cada vez mas fuerte, y le pedí al otro que me acercara la polla a mi boca.

Sus manos no dejaban de acariciar mis tetas, mi culo, mi cara,….mi cuerpo.

Comencé a notar como la polla que me follaba comenzaba con pequeñas palpitaciones, y le dije que si se quería correr dentro de mi podía hacerlo, y fue dicho y hecho. Se corrió en mi coño y yo misma ahogue mis gritos y gemidos chapando y metiendo mas en mi boca la polla que estaba chupando, anunciándome su dueño que se iba a correr ya y preguntando si se podía correr en mi boca. Le dije que lo que quisiera, pero que prefería en mi coño.

Me hizo caso y tras salir el otro de dentro de mi, ocupó su lugar y entro como si nada. Y dijo que era un gustazo esa sensación, le dije que verdad que si, entrar en un coño lleno de semen, que yo también lo sentía distinto y muy gustoso.

Le dije al otro que me dejara revivirsela a besos, y comencé a comérsela, y poco a poco notar como iba recuperar su tamaño.

Decirte que cuando ya se comenzó a hablar, ya sabia quien era quien. Ja ja.

Seguimos así por muy pocos minutos y volví a sentir como esa polla iba a correrse dentro de mi coño y me corrí yo de nuevo.

Ellos ya pensaban que todo iba a terminar y les dije que no tan rápido, que algo que no se hace nunca hay que aprovecharlo e ir hasta el final. Me preguntaron que qué más podía querer, y les conteste que quería que me penetrasen los dos a la vez. Uno pregunto como, y yo les pregunté que si nunca habían hecho sexo anal, a lo cual los dos contestaron que no, y yo les dije que nunca es tarde. Pero que luego también quería que los dos me penetraran a la vez por mi coño.

Como, aunque a oscuras no veía, si notaba con mis manos que aun no se habían recuperado del todo, así que me puse de rodillas entre ambos y mi boca fue de una polla a otra. Entre risas les dije que para situaciones así deberían probar Viagra. Y nos reímos.

Cuando ya note sus durezas, yo misma me senté a horcajadas encima del que se la note menos dura y lleve su polla a mi coño haciendo que resbalara hasta el fondo, con tanto semen era fácil.

Recline mi cuerpo hacia él y deje mi culo bien expuesto y en pompa y tiré de esa otra polla hasta notar que me rozaba el agujerito por el que yo quería que entrase.

El de abajo no daba de dar embestidas, y le pedí que las hiciera muy suaves, y el otro intentaba entrar pero no lo conseguía, y yo misma agarrandosela, la ayude a que entrara un poquito, empujando también mi culito hacia atrás hasta que comenzó a entrar. Cada empujón que daba entraba mas y mas, hasta que ya note sus testiculos golpear mis glúteos. Entonces les pedí que lo hicieran más rápido, pero con dulzura.

Hasta que note como primero en mi culo, y casi al momento en mi coño se corrían uno tras otro.

No se cuantos orgasmos tuve? Perdí la cuenta.

Les pregunté si podrían aguantar mas e invertir los papeles o nos íbamos ya al postre, pero me respondió el que me había penetrado por mi coñito que quería probar mi culito. La tenía medio flácida y me reí, y le dije que a ver que se podía hacer. Mande al otro a lavarse bien su pene para que me pudiese penetrar por mi coñito (por higiene), y comencé a chuparsela hasta que ya tuvo un grado suficiente de dureza, que poniéndome a perrito, y ya con mi culito dilatado y lubricado con semen, entro sin problemas.

El otro llegó y le pedí que se pusiera delante mía y comencé con otra reanimación. Ja ja.

El que penetraba mi culito me dijo que iba a correrse y le dije que antes de hacerlo me asegurará que iba a poder hacerlo otra vez, pues yo quería mi postre. Me dijo que no sabia y le pedí que parara entonces pero sin salir de mi.

Le pedí al otro que así mismo penetrara mi coño, y después de unos empujones y correrme yo de nuevo, le pedí al de atrás que hiciera lo mismo, que se lavara bien que ahora venia mi postre.

Sin sacarme esa polla de mi coño, me gire y me quede encima suyo dandole la espalda, y cuando regreso el otro se la chupe para ponérsela lo mas dura posible y recostándome hacia atrás y dejando caer mi espalda sobre el pecho del que penetrada mi coño desde atrás, le pedí que me penetrara, que quería las dos a la vez en mi coño.

Costo trabajo, pero se consiguió que entraran las dos a la vez. Con los empujones, al principio se salía una u otra y vuelta a empezar, hasta que se cogió el ritmo y me hicieron correr como una loca, y les pedí que se corrieran en mis pechos y en mi boca. Así que me tendí boca arriba, cada uno a un lado mío y comencé a notar su semen caer en mis pechos y en mi boca. Me acaricié los pechos repartiendo ese semen y me relamí los labios.

Nos quedamos un rato tendidos y termine pidiéndole que me trajeran el tanguita. Me lo trajeron, bese a uno y a otro, y me puse el tanguita.

Les dije que se quedaran allí a oscuras y esperaran que yo me vistiese y me fuese y que no salieran hasta que oyeran la puerta, y dijeron que así lo harían pero preguntaron si se iba repetir, a lo que contesté que no lo sabía, pero si se repitiera seria porque yo quisiera en un momento dado, no porque ellos quisieran, y que solo somos amigos de copas.

Uno de ellos dijo que sería muy fuerte hacerlo con mi amiga también los 4 a la vez, y les conteste que si esperaban ver juegos lésbicos, antes tendría que ver yo como se masturbaban y chupaban el uno al otro. Y les dije que eso me daría morbo y si hacían eso podrían contar con repetir conmigo o con las dos, y que me avisaran entonces. Ja ja.

Les volví a besar y cerré la puerta dejándoles a oscuras.

Me vestí y me fui a casa, cerrando despacio para que no se oyera.

Al llegar a casa, al desvestirme no lo hice completamente, me dejé la blusa, Y me acerqué a la cama con mi marido completamente dormido. Encendí una lámpara que tenemos queda una luz muy tenue y, para que viera algo pero no viera mucho. Mi marido estaba totalmente destapado y le fui bajando la ropa. Y comencé a darle besitos en la polla hasta meterme la dentro de mi boca y despertarle mientras que la chupaba. Cuando se despertó, seguí por un momento, me preguntó que qué me pasaba, que ultimamente siempre que salía con amigas llegaba así, y le contesté que tenía ganas. Me incorpore un poco, me subí un poco la blusa, lo suficiente como para que me da un poquitín en tanga, y para que no viera más, le bese en la boca mientras me lo quitaba completamente, dejándolo caer hacia mi lado de la cama. Como ya la tenía durísima, me senté encima suya y comencé a cabalgarle de cara a el, me quite la blusa y le llevé mis pechos aún con restos de semen a su boca. Eso es lo que me da más morbo, que pruebe, note y roce restos de semen de otros. Solo con pensar en eso me volví a correr. Ja ja.Mi marido no se da cuenta de que he estado con otros, o se hace el tonto.

Con tanta excitación se me pasó por la mente que quería que me penetrara mi culito y se corrieras en el. El nunca lo ha hecho, y ni sabe que a mi me gusta, y menos aún que yo ya lo he hecho, con otros. Ja ja.

Así que sin pensarlo dos veces, subí mas de la cuenta sacándosela de mi rajita mientras la agarraba con mi mano y la lleve a la entrada de de mi culito, entrando con una facilidad que ni yo misma me esperaba, pero que debe de ser normal después de que hayan entrado otras dos antes y seguir lubricado con ese semen. Mmmmm.

Y ya de ahí hasta correrme y sentir como se derramaba en mis entrañas.

Siendo sincera conmigo misma, creo que mi marido ni se dio cuenta del agujerito por el que entró. Imagino que algo habría dicho si lo hubiese notado, al ser la primera vez que me follaba por ahí.

Cogí el tanga y le limpie la polla, porque quería dormirme con el dentro de mi coñito.

Y aunque no lo creas, me dormí con su polla dentro de mi coño, dándole la espalda, quede pensando que era tu polla la que tenía dentro.

Al despertar esta mañana, me encontraba fenomenal y deseando repetir una experiencia así o mejores. Me desperté sola en la cama, totalmente desnuda y notando todo ese semen dentro y sobre mi. De ahí ducha, salir corriendo al despacho a trabajar y a escribírtelo todo, y aunque he tardado por tanto trabajo retrasado, espero que te haya dado morbo y te haya gustado.

Leave a Reply

*