Viajando Tras Un Sueño [Capitulo-3: Realidad]

Me fije en la cama, la olí un poco asqueado por los posibles fluidos masculinos y un poco morboso por los fluidos de Paola, pero en definitiva asqueado por la posible mescla, no olía a nada, solo a perfume, suspire aliviado, luego sin terminar de creerme que estuviera limpia, comprobé que no estuviera manchada, cuando me fije en que estaba limpia, decidí hacer la cama y acostarme en la misma postura que antes, sobre las mantas, no había tenido mucho tiempo hasta ahora desde que partí de mi hogar, para pensar, ahora era la primera vez que realmente me paraba para pensar en mi pasado y no como antes, al pegarme la siesta que solo pensé en Paola antes de quedarme dormido.

La verdad había traicionado a mis padres, como aquel día con 17 años me hice un Piercieng bajo el labio a la izquierda de bola, no sé porque, porque luego se me partió al mes y no puse interés en volver a hacérmelo. Me toque donde estuvo y apenas se notaba ya la señal, nos llevamos sin hablarnos mis padres y yo hasta que el Piercieng se me callo. También recordé el día que defraude a mi padre por esa borrachera en la barbacoa del Carranza, que bebí porque mi ex justamente de Puertollano me había dejado hace 1 mes, y se llevo 2 semanas sin hablarme mi padre, nunca fui un chico modelo la verdad, de pequeño era muy rebelde y siempre estaba haciendo travesuras, por más que mis padres hicieron no consiguieron que yo estudiara, que yo prestara atención en nada, menos mal que ahora me había calmado un poco.

Siempre fui la oveja negra de mi pequeña familia, a veces me sentía querido, pero la mayoría de veces, no. Sobre todo desde que llego mi hermana menor de 10 años, Gema, tan perfecta, guapa, estudiosa, con amigas. Yo nací estrellado y ella nació con estrella, quizás ahora que estaba aquí, podría explayarme y salir del bache de una vez por todas.

Cambiando de tema, que Paola desapareciera en Cádiz está bien, porque Cádiz no tiene perdida, porque en definitiva todos los caminos van al mar. También Cádiz es un pañuelo, aunque era más grande que esto, las construcciones de Puertollano eran más dispersas, aunque en Cádiz, ya no habría nadie a estas horas por la calle, la diferencia era que aquí si, como ahora refrescaba sin llegar a hacer frio, las familias y Parejas salían a pasear. Además de un pelín celoso, estaba también preocupado, porque antes de irse con cualquiera debería de haber aprendido a manejarse un poco por aquí, bueno me tranquilizaba el dato de que ella tenía mi móvil, aunque supongo que sería el ultimo tío en el mundo, al que ella llamaría.

Sin embargo solo tenía que decirme Axel, ven a por mí y yo iría sin dudarlo, pero bueno esperaba que no le pasara nada malo. . .además como era contrato y se lo pagaba la madre, no le faltara saldo, desde que se había ido esta tarde, estaba como disperso, no conseguía concentrarme demasiado. No sé si era porque Pao, estaba por ahí con un desconocido, por celos de que quería a Paola para mí o porque ya me había acostumbrado a estar con ella y ahora que no estaba me sentía raro, ya sabéis a lo bueno, se acostumbra uno rápido, pero a lo malo, es difícil de hacerlo.

Bueno volviendo al tema anterior, no me mal interpretéis, no todo me ha ido mal, he tenido tres novias, una de ellas de aquí (la 2º), dos rollos largos, y múltiples rollos de una noche, no digo números porque son suficientes para haber perdido la cuenta. Con mis padres también ha ido por etapas, a veces nos llevamos bien unos meses, a veces nos odiamos y a veces no nos soportamos. Pero bueno ahora que estaba aquí, solo, pensando, los echaba de menos y me preguntaba si alguna vez, me perdonarían esto. Aunque ya no escuchaba sus reproches, sus autenticas peleas a gritos, realmente me preocupaba si debía pensar, que tenia familia o que no la tenía, aunque la tuviera realmente. Quizás Paola, aun no se había quedado quieta para no empezar a pensar en estas cosas, porque ella, si es el orgullo de su casa, de su familia, a ella si no contamos a la gente extraña, le va bien.

Aunque si ella quería salir por ahí, solo tenía que pedírmelo a mí y estaría mejor que con cualquiera, bueno. Al menos ya termine mis estudios básicos, aunque mis padres no lo valoraron, porque decían que me lo había sacado en el colegio para tontos, no era eso, solo me lo había sacado en el colegio para mayores de edad, pero tenía el mismo valor y para mí era la señal de que me había centrado por fin. También empecé a dudar si fuera a ser coser y cantar, como en mi sueño, llegar y plaf, trabajo conseguido. Porque el ya tendría sus trabajadores, incluso el, tenía a la dueña del bar por encima, conociendo mi suerte, no me cogerían.

Decidí coger yo también una botellita pequeña del mini bar, para animarme un poco, porque no podía rendirme tan pronto, aunque estuviera aquí solo, Paola con un chico borracha por ahí y mis padres no me habían llamado todavía, quizás todo fuera bien, a partir de ahora. Tenía que ir bien, eso es, esa es la actitud.

Estaba claro que había venido aquí, para huir de todo el drama anterior ocurrido en mi vida, que tenía que olvidar eso, que ya no me iría igual nunca más, que poco a poco todo volvería a su sitio. Me bebí la botella de vodka pequeña casi de un trago, garraspé por la sensación caliente de la garganta, mientras el alcohol bajaba hacia mi estomago.

La verdad durante todo el viaje no había pensado en estas cosas para nada y había intentado no ser yo mismo, si no que era quien quiero ser realmente y quería seguir así, porque me había llevado 22 años de mi vida sin sonreír apenas y al hacer esta elección, este cambio, al hacer, la elección de viajar hacia aquí, no había dejado de sonreír y de disfrutar de la vida en ningún momento, hasta ahora.

Si me había gustado este cambio y lo pensaba mantener, tenía que mentalizarme, aunque por ahora nada había cambiado, la mente tiene el poder de hacer lo que tengas que hacer, tenía que cambiar aun, pero todo lleva su tiempo y sabia que todo cambiaria con el tiempo. . .Empecé a pensar si no tendría yo que tener un detalle con ellos, aunque ellos no lo hubieran tenido conmigo, al no levantarse para despedirme siquiera. Si sería buena idea llamarlos o que quizás si los llamo les daría pie a pensar que ya estaba arrepentido y que volvería, no, la verdad no tenía el ánimo ahora mismo, para aguantar sermones ni nada, pero tampoco podía estar así con ellos estando a 500 Km de ellos.

Bueno ya esta pensé, les mandare un mensaje, así, me contesten o no, ellos sabrán que estoy bien y que me acuerdo de ellos, ya era hora de demostrarme a mí mismo y a los demás que ya no era un niño vago y descuidado, que era un chaval adulto, intentando buscarse el porvenir lo mejor que sabe.

Volví a beber y ya termine la botella, la tire a la papelera de enfrente acertando justo en el medio, aunque fuera una tontería sonreí, las pequeñas cosas son las que te hacen felices o eso dicen. Bueno luego de eso, me puse serio y saque el móvil y le di a la carpeta mensajes, escribir mensaje y empecé a escribir:

Mensaje: Papa, Mama, Hermanita, he llegado bien a Puertollano y estoy instalado en el hotel en beta de 4 estrellas, los Escuderos. Estoy en Pensión Completa así que no os preocupéis por mí, que tengo todas las necesidades cubiertas, en la habitación número 2 por si me queréis llamar, mañana os mandare otro mensaje, buenas noches y que descanséis, os quiere, Axel.

Antes de enviarlo, lo releí un par de veces, luego pensé si estaba bien o si quería cambiar o editar algo. Al decidir que estaba bien solo me faltaba enviarlo, dude un par de minutos, en mi mente desflore un par de flores, con las palabras enviar o no enviar, una flor me dijo enviar y la otra no enviar. Sonreí, por las pamplinas que hace uno cuando está solo y luego sin dudarlo, aunque me asaltaron dudas al pensar en que mis padres eran capaces de colarse aquí para intentar convencerme de que volviera.

Le di a enviar al móvil de mi padre finalmente, porque mi madre nunca se entera del móvil y mi hermana siempre lo tiene sin batería. Bueno me había quedado algo más tranquilo, entre enviarles ese mensaje y entre la botellita de alcohol, ahora que tenía la mente más clara y ya me había desahogado yo mismo un poco, tenía que organizar lo que haría mañana.

Axel: que triste. . . me desahogo solo, esto ya es lo último. (Reí sin mucha ilusión)

Me levante, me senté en el escritorio y me puse a hacer un programa de actividades para mañana, incluso hice un plan b, c y d, por si me rechazaban en el plan a.

Plan A: el mesón de mi viejo amigo: Antonio el gerente

Plan B: el bar del padre de mi amigo rapero: Juan, pero le decían JC

Plan C: la tasca del calvo, nunca le pregunte el nombre pero, fue al primer hostelero al que yo le di propina y eso, significa que era un “crack”.

Plan D: Sergio y su discoteca Diávolo.

La verdad no podría contar mucho tiempo con el dinero de Paola, a menos que consiga trabajo, porque como siga de fiesta en fiesta. . . no va a quedarle mucho dinero, demasiado tiempo. Además también, me preocupaba que esto era tan barato gracias a que era un beta, cuando abriera de verdad los precios no bajarían de los 200 Euros y eso no nos lo podíamos permitir ni con, ni sin trabajo, al menos no mucho tiempo.

Mientras estaba ahí, haciendo eso, los pensamientos de Paola, de mi hogar, de que pasaría mañana, me atormentaban, haciéndome no poder concentrarme demasiado, haciendo un esfuerzo, logre concentrarme lo suficiente para hacer lo que tenía que hacer, sorprendiéndome a mí mismo por mi madurez.

Estaba terminando mis esquemas, resúmenes, estadísticas y cuentas, cuando se abrió la puerta a trompicones de la habitación. Era Paola dando tumbos, yo la observe sin moverme, mire que hora era y eran solo las 12, me extraño que viniera tan relativamente temprano, aunque si tomábamos de referencia la hora que nos separamos, se había pasado mucho tiempo por ahí.

Me levante a ayudarla, entonces ella se me abrazo y me dijo:

Paola: gracias Axel, ¿qué tal estas?, ¿has estado llorando?

Yo me sorprendí de lo perspicaz que era estando borracha

Axel: de nada, estoy bien ¿y tú?, no mujer, yo no he llorado. . .solo me entro algo en el ojo.

Ella me miro, me acaricio la mejilla y con mi ayuda empezamos a ir hacia la cama

Axel: Paola. . . sé que dirás que no me importa, pero si me importa, ¿Dónde has estado?

Paola: no se, en una discoteca y aquí, creo yo. (Dijo no muy convencida)

Luego de eso, la deje caer en la cama, pensando las preguntas para mañana mejor, si se acuerda de algo.

Paola: no te preocupes, Axel, ven, túmbate aquí conmigo.

Empezaba a notársele los grados de alcohol de más, dude un momento, pues no estaba seguro de fiarme de ella estando así. Mentiría si dijera que no la había visto nunca así, borracha. Pero la había visto 2 veces contadas. Tampoco es que la hubiera visto muchas más veces, no superaban 4 o 5 veces, 6 veces si contamos este día completo. Esto era todo un lujo tenerla aquí, un día entero, pues los demás días, la vi horas contadas y eso no era lo mismo.

Axel: bueno que quieres

Y me acerque a ella, ella al acercarme me dio un pico, fue bastante dulce, aparte de que una chica borracha me pone y de que Paola ya me pone por sí sola, aunque no quería hacer estas cosas estando ella borracha.

Paola: ¿te gusta?

Axel: si, claro que me gusta Paola, pero. . .

Paola: Jo, no te gusto, si no, no habría peros.

Axel: no es eso. . .

Ella lloriqueo, ahora tenía dos opciones, dejarme hacer o tenerla toda la noche llorando. Quizás sea un guarro, un inmoral, pero no podía soportar a una mujer llorar y menos aun a Paola. Si, no había duda estaba ya enamorado. Le di otro pico y ella dejo de llorar con una sonrisa, pero con los ojos aun húmedos por las lagrimas, era una sensación celestial notar esos labios contra los míos. Luego paso sus brazos por detrás de mi cuello, obligándome así a ponerme sobre ella, no sé si era el infierno o era el cielo, pero el notar sus pechos en mi pecho y mi “móvil” como ella lo llamo, sobre su entrepierna, después de estar todo el día excitado, podría convertirse en el infierno o en el cielo, depende de si acabamos la faena o no.

Paola: parece que a mí también me ha entrado algo en el ojo (yo le sonreí, pero cuando iba a contestarle)

Volvió a besarme, pero esta vez, no fue un pico, fue un morreo, dulce y cariñoso, note como ella empezaba con un pico, luego note como sus labios se abrían y pasaba su lengua entre mis labios abriendo una entrada, note su húmeda lengua y que tenía un Piercieng en la lengua, eso ya lo sabía yo, pero nunca había tenido el placer de poder besarme con una chica que lo tuviera, estando en esa postura y siendo Paola, tuve que contenerme mucho para no perder la cabeza, pues esto era una de mis fantasías, tendría que tacharla de la lista, porque ya estaba cumplida y bien cumplida, luego torpemente dado que estaba borracha note como su lengua con su Piercieng luchaba con mi lengua una y otra vez, de un lado a otro, la verdad no se cuanto tiempo estuvimos en esa pose, pero solo me saco de mi embelesamiento que note como su entrepierna se mojaba. Separe mi boca unos mm, para tomar aire.

Y en ese momento di un respingo al notar su mano en mi entre pierna torpemente, al yo mirarla extrañado, por esto que estaba pasando, que aun no podía creerme, que mi corazón y según podía notar su corazón latían a 1000 por hora. Ella me puso su carita picara, con la lengua sacada y mirándome con carita de deseo. Está claro que cuando una mujer quiere algo de verdad, no se les puede negar.

Yo perdí la cabeza y me fundí en un nuevo beso con ella, con su mano en mi entre pierna, que ya había acertado y estaba acariciando mi pene por dentro de la ropa. Yo al estar fuera de control, empecé a acariciar su Pecho con una mano mientras que con la otra me apoyaba, para no aplastarla con mi peso. Era súper suave y súper blandita, justo como había notado con los roces. Me estaba poniendo mucho más que antes, incluso me dolía de lo caliente que estaba, la cabeza del pene. Ella siguió con sus húmedos besos, mientras que ahora empezó a refregar mi pene contra donde estaba su chocho enfundado en los pantalones, me molestaba el tacto de la ropa, aunque no me queje porque también lo estaba disfrutando, además temía echar a perder esto, este gran momento celestial, aunque no es que ahora pensara mucho.

Luego ella me quito la camiseta yo aproveche y le quite la camiseta a ella y como si se hubiera hecho eterno el momento en que no nos besábamos, nos metimos un beso apasionado, tanto que hasta nos pegamos algún bocado sin querer en los labios. Luego ella agarro mi pene con tanta fuerza que hasta me dolió, yo la abrase y a tientas intente desabrocharle el sujetador con ambas manos, sin dejar de corresponderle en el beso.

Al quitarle el sujetador, ella con la mano que le sobraba se lo quito, como si le estorbara y lo tiro fuera de la cama y empezó a quitarme los pantalones a mí, yo intente alejarme de ella un poco para quitarle los pantalones pero me trinco un bocado en los labios, que yo pensé que me haría asta sangre, por eso tuve que intentar quitarle los pantalones a tientas. Volvimos a ese húmedo y profundo beso, nuestros suspiros y jadeos ya se hacían sonoros en la habitación, parecía que lleváramos años sin follar o que lleváramos años queriendo follar con esa persona, no que tontería, ¿verdad?, esto solo estaba pasando porque ella estaba borracha y no debería de creerme nada mas o el que sufriría soy yo. Y esperemos que no se enfade y no me eche de aquí, mañana como se levante y recuerde algo.

¿Valdría la escusa de me violaste?, no creo. . . reí a pesar de la situación, ya me había sacado los pantalones ella y yo aun no habría abierto el botón del pantalón, me despertó de mis pensamientos, que al estar su pantalón mojado, contra mis bóxers, note como mis bóxers, se mojaban notablemente. No había conocido a ninguna chica que mojara tanto, pero sinceramente a mi me estaba encantando por eso esperaba y deseaba con todo mi alma que esto se repitiera alguna vez.

Supongo que harta de esperar, ante mi torpeza se abrió ella misma el botón del pantalón, me miro con una carita que parecía una gatita, esta vez fui yo el que la beso, con ímpetu, además se merecía una recompensa por ayudarme con sus pantalones. Yo empecé a Bajarle los pantalones, mientras ella me cogió el culo por dentro de mis bóxers y me susurro:

Paola: me encanta tu culo Axel

Al apoyar mi pene, que apretaba por salir de mis bóxers, contra su tanga negro, note que estaba empapada. Y ella soltó un gemido, mientras me empezó a besar con pasión el cuello, al notar en mi cuello, esa linda boquita húmeda, me volví loco. Yo le empecé a comer los pezones y la teta entera, mientras se las apretujaba con mis manos y mientras le empecé a dar puntazos, con mi pene en su chocho, a través de la tela de mis bóxers y su tanga.

Ella empezó a soltar unos gemidos, mas altos y más constantes, yo seguí dándole los puntazos, comiéndole y acariciándole las tetas, mientras baje una mano desde sus pechos, haciéndole caricias hasta llegar a sus muslos y para volver a subir hasta su culo y al tocarlo lo note también muy suave y blandito, tanto que estuve a poco de dejarme ir tan pronto, pero no, gracias a dios, logre concentrarme.

Ella empezó a morderme el cuello y a hacerme un chupetón, yo empecé a hacerle un chupetón en la teta, mientras lentamente con la mano que tenía en su culo empecé a bajarle el tanga suavemente. Con la otra mano que yo tenía empecé a tocarle el pezón. Ella con una mano empezó a acariciarme la espalda y con la otra volvió a toquetearme el pene, sacándolo del bóxers como con ansia, pero empezó a pajearme en una postura que entre la dulzura de su mano y la postura no iba a durar mucho.

La postura era con la mano de al revés y mi polla recta, cuando vio que ella ya no tenía tanga, ella misma la apunto contra su rajita, dejando mi cabeza rozando su chocho, que estaba empapado y súper caliente, con solo la sensación, la paja y todo lo que habíamos hecho, yo necesitaba parar un poco para no correrme ya, pero la muy bruta, abrió bien las piernas, me agarro el culo con la otra mano y apretó para dentro. Inevitablemente, le entro fácilmente al estar tan mojada y tan cachonda, entro tan fácil y tan rápidamente, que yo empecé a correrme al notar en el pene la sensación de su concha que estaba bien húmeda, de la soltura en la que entro (porque a pesar de mis 22 Cm, entro sin ningún tipo de problema al contrario de lo que me pasaba siempre) y de calor, en la cabeza mojada, el tronco, los huevos y tan caliente, me daba tanto calor, que no pude soportarlo al deslizarse tan rápido (pero estaba tan caliente que por suerte, mi pene no bajo y seguía teniendo ganas de más). Ella saco un sonoro gemido mezclado con un quejido, supongo que le había dolido, por mi tamaño y porque le había entrado desde el principio hasta los huevos en una sola estocada. Entre besos y caricias, empecé a moverme como si no hubiera pasado nada.

Diréis ¿Por qué estas tan tranquilo?, bueno yo la conocía desde hace bastante tiempo y como ella acababa de salir de una relación hace pocos meses, se que estaba utilizando el Diu, de medida de protección anti embarazo, además creo que ella me lo confeso ese día, tan solo para provocarme. Bueno mientras yo me la estaba follando muy lentito, sacándola entera fuera y luego metiéndola entera, ella aumento sus gemidos, su pasión en el chupetón de mi cuello hasta que yo le agarre su cara para darle un repertorio de besos yo, con mis picos, muerdos y morreos, ella me empezó a arañar la espalda con ambas manos, mientras ella empezó a gemir, anunciándome que estaba teniendo un orgasmo, empezó a temblar, empezó a arquear su espalda y a arañarme aun más la espalda. Yo del tirón una de mis manos la lleve a su clítoris y empecé a alargarle su orgasmo, con ese pequeño truco. Aunque con sus gemidos, te daban ganas de follártela salvajemente y de correrte del tirón, yo aguante como un machote.

Entre suspiros, jadeos y gemidos, tras pasar 1 o 2 minutos y yo seguir dándole, Paola consiguió decirme a duras penas.

Paola: ¿Qué me has hecho mi macho men?

Axel: ahhhh, secreto, ningún mago desvela sus trucos.

Estaba claro, que no estaba acostumbrada a que se la follaran así, de esa manera, que nadie sabía alargar orgasmos, como lo hacía yo y finalmente que la mayoría de los tíos que follaran con ella lo harían para disfrutar él, no que yo, lo hacía intentando que ella disfrutara lo máximo.

Yo seguí follandomela lentito, sacándola entera y luego metiéndola entera hasta el fondo, también le empecé a dar bocaditos en los pezones, mientras no paraba de tocarle el otro pezón con la mano y a acariciarle el clítoris con la otra, ella tan solo me acariciaba dada la postura que yo estaba usando, pero cada vez estaba más cerca de correrme, porque su chocho estaba claro que no era normal, me estaba dando un gustito, casi infinito, era una sensación celestial.

Sus gemidos se empezaron a hacer más intensos, más constantes, yo empecé a pensar: no cállate, no gimas que me voy otra vez ya. Pero cada vez se hicieron más intensos y más constantes, hasta que yo empecé a correrme y ella, se contrajo y luego empezó a gemir, súper profundo y empecé a notar como salían chorros de su flujo, qué impactaron en mi vientre, mi pene, y un poco en mi pecho, yo ya pare y empecé a besarle con el pene aun metido hasta el fondo en su chocho, echándole todo el semen por segunda vez en su interior.

Ambos estábamos jadeando, ambos estábamos sudando y ambos nos estábamos acariciando dulcemente.

Axel: ¿Paola te ha gustado?

Ella estaba medio adormilada, supongo que el no haber descansado esta tarde y el alcohol le estaban pasando factura. Pero aun así me dijo:

Paola: me ha encantado, eres genial, por favor no te separes de mí. (Dijo con 1 hilillo de voz)

Que realmente me enterneció y me convenció. Aunque no tenía necesidad de hacer ni una ni otra cosa, para que yo me quedara.

Axel: vale Paolinda

Ella solo me miro, me sonrió, me abrazo, me dio un pico y cerro sus ojitos, yo estuve un rato pensando en lo que había pasado, rallándome yo solo si esto significaría algo o mañana ni siquiera se acordaría. Dándole cariño, caricias y me quede en esa postura, pero decidí que no estaba bien dejarla así, así que la vestí, aunque no pude evitar en el proceso darle algún pico, en la boca, en el tanga, algún lametón, pero luego recupere la compostura porque no terminaba de decidir en mi mente confundida si eso estaba bien o no, deshice la cama, la tape y me acosté apoyando mi cabeza en su pecho, al notarme hay me abrazo, eso me encanto, yo la abrace, la acaricie y si no hubiera estado cansado, no podría haberme dormido, no sé porque, pero notaba como temblábamos los dos, llego un momento que no sabía diferenciar si era a mí, el que el corazón le latía tanto que me hacía temblar, si era a ella, la que su corazón la hacía temblar o si éramos ambos los que temblábamos por las palpitaciones de nuestros corazones. Y así envuelto en un mar de dudas, aunque al menos esta vez desahogado y en los brazos de la tía mas buena que he visto en toda mi vida, me dormí plácidamente y agotado de todo lo vivido hoy, mañana seria otro dia.

*Crack: persona que es muy buena en algo

(Este libro lo tengo publicado y a la venta, me gustaría que lo comprarais si os gusto, tiene diecinueve capítulos y es una bonita historia de amor y sexo, si lo compráis bastantes usuarios hare una segunda parte, lo prometo, está en la página: www.lulu.com con el mismo nombre, gracias, intento dedicarme a esto, tengo miles de ideas y aunque este es el primer libro, no será el ultimo…) Me encantaria escribir una segunda parte del libro, pero no puedo ya que apenas nadie lo ha leido y tampoco puedo publicarlo gratis, ya que me debo a mis fans que si lo compraron, un abrazo, pase lo que pase, Gracias a todos, por tomaros la molestia de leerme.

Leave a Reply

*